Es la prueba de que no hacen falta grandes elaboraciones para disfrutar de un buen manjar. Por eso nos gusta, y también por su versatilidad –las combinaciones de ingredientes son infinitas, tantas como tu imaginación decida– y su facilidad a la hora de prepararlo. Todos sabemos la maravilla que es montar en un pedazo de pan cualquier ingrediente de nuestra elección.

Y, ahora que parece que hemos conseguido dejar de demonizar el pan, se nos abre un enorme abanico de posibilidades a la hora de elegir el que más nos guste: de trigo y centeno, de cereales, de pipas... Si se quiere una base discreta es mejor elegir un pan rústico o artesanal. De lo contrario, si se tiene un paladar valiente, puedes lanzarte a variedades más originales. 
 

¿Cómo preparar un montadito perfecto? 
 

1. Elegir el pan y cortarlo en rebanadas

2. Untar el pan con una base cremosa

3. Añadir el ingrediente sabroso

4. Distribuir encima los ingredientes frescos

5. Añadir un ingrediente original 

6. Sazonar 
 

Para que no te quedes con las ganas, te animamos a probar esta receta de pan de pipas con rábano, rúcula y queso quark que no te puedes perder. Supermercados Aldi ofrece los ingredientes frescos necesarios para crear este aperitivo que te conquistará con su sabor y textura.
 

INGREDIENTES:

(Para 4 personas)

6 rábanos rojos

2 puñados de rúcula

4 rebanadas grandes de pan de pipas

6 cucharadas soperas de queso quark

El zumo de ½ limón

 

PREPARACIÓN:

Cortar los rábanos en rodajas muy finas y deshojar la rúcula. Untar cada rebanada de pan de pipas con 2 cucharadas de queso quark y después rociarlas con el zumo de limón. Distribuir las rodajas de rábano y las hojas de rúcula sobre las rebanadas. Cortar los montaditos en 3 pedazos antes de servir.

 

Esta receta es del libro Aperitivos originales (Lunwerg)