Estas brochetas agridulces veganas son, como os podéis imaginar, completamente vegetales y pueden ser un aperitivo o picoteo divertido y perfecto para estas Navidades, así evitaremos abusar de las grasas animales y tendremos, no solo menor impacto en nuestro peso, si no mejores digestiones estas fiestas.

Tienen el toque exótico de la piña y del preparado en el que están marinadas y al estar elaboradas también con tofu, son perfectas para incluir en la mesa una opción completamente vegana entre el resto de preparaciones tradicionales!

El tofu es un alimento imprescindible en la dieta oriental, pero cada vez más utilizado y conocido en occidente, ya que es una proteína completa muy versátil y perfecta para preparar infinidad de recetas. Tiene un sabor completamente neutro y es una muy buena opción para quienes no desean ingerir proteínas animales. Con él se pueden preparar tanto recetas saladas como dulces, y aunque es un ingrediente que no tiene prácticamente sabor, tiene la ventaja de absorber los sabores de los ingredientes que lo acompañan.

La piña es una fruta tropical muy rica en vitamina C, minerales y fibra. Contiene una enzima muy poderosa, llamada bromelina, que nos ayuda a digerir las proteínas de los alimentos, por lo que es un ingrediente ideal en las comidas de estas fechas.

Para preparar esta receta he utilizado Sriracha, una salsa picante y dulce muy popular en el sudeste asiático que se encuentra fácilmente en muchos comercios orientales especializados y, poco a poco, va introduciéndose también en grandes superficies y supermercados, ya que es un ingrediente que los chefs más reconocidos adoran y tienen en las neveras de sus propias casas. Es una salsa que le da un toque muy especial a todo, pero si no la tienes o no la encuentras, puedes utilizar un poco de chili o pimienta cayena molida, para darle el punto picante que más te guste, o simplemente no añadirle ninguno.  

Con opciones como esta, todo el mundo podrá compartir la mesa en estos días festivos, independientemente del tipo de alimentación que siga y así poder disfrutar junto a sus seres queridos de opciones saludables y diferentes, sin productos de origen animal.

Ingredientes de las brochetas vegetales agridulces:

  • 400gr de tofu firme.
  • 1/2 piña madura.
  • 1 diente de ajo.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
  • 3 cucharadas de zumo de lima.
  • 2 cucharaditas de Sriracha.
  • 1 cucharada de tamari.
  • 1 y 1/2 cucharada de miel.
  • Varillas de brochetas.
  • Semillas de sésamo tostado para decorar.

Preparación de las brochetas veganas agridulces:

Cortar el tofu en filetes de entre 0,5 y 1 cm de ancho. Después cortar cada filete en triángulos más o menos iguales y reservar.

En un tupper no muy grande, echar el diente de ajo prensado y el resto de ingredientes, removiendo y mezclando muy bien, hasta que todo quede integrado.

Echar en ese líquido los triángulos de tofu, tapar y dejar en la nevera como mínimo 12h (en este tiempo es recomendable darle la vuelta al tupper y dejarlo boca abajo unas cuantas horas para que el tofu se impregne bien).

Al día siguiente, cortar varias rodajas de piña del mismo grosor que el tofu y hacerla triángulos igual.

En una plancha caliente ir echando los triángulos de tofu y piña, y dar la vuelta cuando estén dorados para que se hagan del otro lado. Entonces echar 3/4 partes del marinado también hasta que se consuma el líquido.

Cuando podamos manipularlo sin quemarnos, montaremos las brochetas introduciendo primero un trozo de piña, uno de tofu, y repetiremos una vez más, hasta que cada brocheta tenga 4 piezas alternas.

Cuando estén las brochetas montadas y estemos a punto de servir, las pasaremos por la plancha otra vez para que estén calientes y les echaremos por encima el líquido del marinado que nos queda. Serviremos con un poco de sésamo tostado por encima.

Nota: También se pueden montar en la brocheta desde el principio y cocinarlo todo a la vez. En realidad es lo más lógico, pero si no cortamos los filetes tanto de tofu como de piña muy igualados, puede que algún trozo no quede tan dorado al hacerse a la plancha por la diferencia en el corte. Haciéndolo por separado, todos los triángulos quedan dorados.