La causa de la cistitis suele ser una bacteria ­­ – la Escherichia coli– y normalmente afecta más a las mujeres, especialmente a partir de los 17 años.

Aunque la cistitis no aparece solo en verano, si que es cierto que las infecciones de orina son más habituales en esta época del año cuando el calor empieza apretar, hay más humedad y los baños en piscinas y playas son más frecuentes. Por ello es importante preparar nuestro cuerpo para evitar la infección.

La dietista y nutricionista Verónique Liégeois en su libro Los 100 alimentos que curan nos propone recurrir al arándano rojo para prevenir las molestas infecciones de orina.

Y es que el arándano rojo es una baya ácida que contiene una elevada concentración de antioxidantes que actúan como escudo en las infecciones de orina, incluso en casos de mujeres con cistitis crónicas, y además permite espaciar los tratamientos con antibióticos. Este fruto posee ciertas sustancias que impiden que las bacterias patógenas causantes de la cistitis lleguen a proliferar en el sistema urinario.

Para sacarle el máximo partido a esta fruta y aprovechar sus propiedades antibióticas y antisépticas lo ideal sería consumir directamente las bayas frescas, aunque también se pueden tomar los arándanos deshidratados o en zumo de frutas. Otra opción práctica y cómoda es recurrir a los comprimidos de Sandoz Bienestar Arándano Rojo, con una concentración de 140 mg de arándano rojo americano máxima calidad. Contribuyen a disminuir la adhesión de las bacterias E.coli, reforzando su eliminación a través de la orina y favoreciendo así el bienestar urinario de la mujer