¿Habéis oído una nueva manera de mantenerse activa aunando el ballet con el fitness? Es una manera trendy y divertida de ponerse en forma y, en muchos casos, es posible gracias a Ballet Fit. Esta disciplina está de moda y, es que, la combinación de movimientos del ballet con ejercicios de fitness conlleva numerosos beneficios, desde el primer día, a quien lo practica.

Con esta novedosa actividad se trabaja de forma alargada la musculatura interna y se trabajan varios grupos musculares al mismo tiempo: zona abdominal, brazos, glúteos y piernas; los cuatro enfoques principales que siempre se tienen en cuenta y que las mujeres más buscamos tonificar. Esta forma de ejercitar no solo mejora la elasticidad y la flexibilidad, favorece el equilibrio y tonifica el cuerpo, sino qué, debido a la actividad cardiovascular, también favorece la eliminación de toxinas y grasas.

La especial incidencia en el trabajo abdominal ayuda a reforzar el core, reajustando el eje de la columna para conseguir una correcta postura corporal y combatiendo en todo momento la rigidez de la musculatura. El resultado es un cuerpo elegante y una musculatura alargada, como la de los bailarines. Las clases cuentan también con una parte de ejercicios de relajación que mejoran las funciones vitales del organismo.

Ballet Fit es la actividad perfecta para ponerte en forma, ya que es un trabajo muscular de descarga, rehabilitador y, además, evita lesiones. El trabajo se realiza desde la musculatura interna, por lo que se protegen las articulaciones y también se rehabilitan aquellas zonas en las que haya menos movilidad o algún tipo de lesión.

Y por si todavía no estás convencida, tienes que saber que esta disciplina también tiene grandes beneficios psicológicos. Isabel Serrano Rosa, directora de enpositivosí y experta en Psicología Positiva, apunta que “Ballet Fit tiene el beneficio de conectar la mente con el cuerpo. Favorece la autoestima y desarrolla una capacidad denominada “propiocepción”, es decir, la capacidad de sentir el cuerpo.

Las tres características de Ballet Fit -equilibrio, flexibilidad y fortaleza– son cruciales en las personas ya que la meditación y el movimiento ayudan a eliminar el estrés, mejorando la salud, desarrollando hormonas que evitan la oxidación de las células y, por tanto, el envejecimiento.

Un deporte como Ballet Fit que aúna movimiento, consciencia corporal y música, además de ser una actividad en grupo, favorece otros dos ingredientes del bienestar psicológico: las emociones positivas y las relaciones positivas.

El componente artístico de Ballet Fit desarrolla el lado más artístico de las personas consiguiendo la expresión a través de los movimientos más elegantes del ballet. Mediante la postura, el cuerpo y la actitud se pueden llegar a transmitir sentimientos y emociones.

“La música y la danza ayudan a desarrollar amplias zonas cerebrales y producen dopamina. Esto significa que generan satisfacción, calman la mente y relajan el cuerpo”, comenta Serrano-Rosa; “la música y la danza en grupo constituyen un modo de favorecer y mejorar las relaciones personales. Son una forma de comunicación a través de las emociones y el cuerpo. La música une a las personas que la comparten”.

En definitiva, es una disciplina que busca promover un estilo de vida saludable a través de la alimentación, el deporte y el crecimiento personal. Todo aquel que practica esta disciplina mejora su calidad de vida porque corrige malos hábitos posturales, evita lesiones y se siente mejor. Además en torno a este ejercicio se trabajan actitudes como la gratitud, la voluntad, la capacidad de sacrificio, de entrega y de compromiso. Es una actividad rehabilitadora para el cuerpo y el alma por eso se dice que está vinculada no solo al mundo del fitness, sino también del wellness.

Esta disciplina no requiere experiencia ni conocimientos previos de ballet clásico. Es apta para todas las edades, sexos y condiciones físicas, lo que facilita la incorporación de un gran número de personas interesadas en la disciplina.

 

ballet y fitness Balletfit

Ballet Fit, es una innovadora disciplina de éxito en países como Estados Unidos y traída a España por la bailarina profesional Gloria Morales, que se basa en ejercicios propios del ballet llevados al lado más fitness. Se trata de una actividad coreográfica dirigida, que intercala, de manera continua o por intervalos: trabajo cardiovascular, tonificación y movilidad articular.