A finales de primavera y comienzos de verano se suceden muchas Ferias del Libro como la de Badajoz o la de Madrid, que se inaugura el 25 de mayo con la edición número 77 de la Feria del Libro y, como es la primera vez que acudiré como escritora y no solo como lectora, no he querido pasar la oportunidad de celebrarlo con un artículo sobre la propia feria, los beneficios que tiene leer y algunas otras ideas que he encontrado interesantes.

¡Vayamos con un poquito de historia!

La primera Feria del Libro de Madrid tuvo lugar en 1933 y se repitió hasta 1936, tras lo cual quedó suspendida a causa de la Guerra Civil. La guerra y la posguerra hicieron esperar la celebración de la feria hasta el año 1944, a partir del cual la cita anual no se ha interrumpido.

Después de algunos cambios de apellido y de localización, finalmente la llamada Feria del Libro de Madrid se ha establecido como un evento imprescindible cada año al que no pueden faltar autores, editores y distribuidores de toda España, así como los lectores más fieles y apasionados.

A veces creemos que la buena costumbre de leer está un poco deprimida entre nuestros jóvenes, pero el éxito de la Feria del Libro no decae. ¿Qué mejor plan puede haber en una tarde de junio que dar un paseo por el Parque de El Retiro, cuando ya está cayendo el sol, y rodeados de libros por todas partes?

Beneficios de la lectura

Se han realizado diversos estudios acerca de los beneficios que trae leer, ¡pero no solo eso! También se han realizado estudios sobre qué efectos tiene a largo plazo en la vida y en la actitud de las personas. Por ejemplo, la Universidad de Oxford encontró que los jóvenes que tenían la costumbre de leer eran más susceptibles de alcanzar el éxito profesional llegada la treintena.

En relación a los propios beneficios que se obtienen de leer encontramos que aumenta la materia gris, aumentando el número de conexiones neuronales; favorece el desarrollo de la empatía y nos hace más felices.

Además, mejora nuestra capacidad de aprender y nuestra memoria, lo cual es muy beneficioso para prevenir la aparición del Alzheimer. Y al ser una actividad sumamente relajante, colabora con nosotros en la reducción del estrés y se postula como la mejor actividad previa al sueño. ¡Qué hay mejor que leer unas páginas de un buen libro antes de dormir!

Te recomiendo hacer una búsqueda rápida en Google acerca de los beneficios de leer y obtendrás multitud de información en la que se dan a conocer sus ventajas y posicionan este acto entre los mejores hábitos que una persona puede tener.

¿De qué depende que a una persona le guste leer o no? ¿Cómo podemos lograr que nuestros hijos lean?

Estas son algunas de las preguntas que siempre me hago cuando reflexiono acerca de la lectura y sus beneficios.

Está muy bien conocer qué aporta y qué mejora el hábito de la lectura, pero ¿qué hago si no me gusta leer? ¿Qué hace que una persona sea una apasionada de los libros y otra no? ¿Cómo podemos influir en que nuestros hijos lean? Ciertamente, no lo sé.

Desde mi punto de vista, por lo que he podido apreciar en mi entorno, los niños tienen más posibilidades de sentirse atraídos por la lectura, si ven a sus padres leer; pero no sé hasta qué punto esto es determinante. Seamos sinceros, por mucho que yo lea, los colores brillantes de la televisión puede provocar que mi hijo ni siquiera se percate de lo que yo estoy haciendo.

Dar ejemplo es muy importante, pero creo que puede haber otros factores que también influyan, que faciliten o dificulten que un niño se dé la oportunidad de empezar a leer. No tengo hijos, así que no he podido hacer experimentos en primera persona… ¿Qué opinan las madres?

¿Qué puedo hacer para adoptar el hábito de leer?

Si eres de las personas que leen poco, o nada, pero que les gustaría coger el hábito y leer más, te felicito. No es fácil, cuando somos adultos, observar nuestras propias costumbres y querer modificarlas o añadir algunas nuevas.

La mejor recomendación que te puedo hacer es que te olvides de intentar amar la lectura comprando best sellers. A menudo son libros largos, de letra pequeña que, para alguien a quién nunca le ha gustado leer o que no tiene el hábito de hacerlo, pueden resultar difíciles y aburridos, aunque sean libros maravillosos cuyo éxito habla por sí mismo.

Busca un libro sencillo, fácil de leer y no muy largo. Que sea de un género que siempre haya llamado tu atención: romántico, de terror, aventuras, filosófico, de autoayuda o poesía, no importa. Solo recuerda preguntar si es de lectura sencilla y fíjate en cómo de largo es.

No es necesario que “saques tiempo de dónde no lo hay”, basta con que apagues la televisión un poco antes de lo normal y eches mano del libro durante la última hora o media hora antes de dormir (a veces incluso basta con cinco minutos).

En el momento en que te zambullas en la trama, comprobarás por qué es tan maravilloso leer. Cuando vemos una película, sabemos que estamos viendo una película; pero cuando leemos un libro, perdemos la relación con la realidad y vivimos el libro, ¡es como tener vidas paralelas!

¡Celebra el amor por los libros!

Por último, quiero invitarte a celebrar conmigo el amor por los libros, yo lo haré firmando en la Feria del Libro, pero ¡no importa si no vives en Madrid o si ni siquiera estás en España! Celébralo en tu propia casa con tu familia y tus amigos.

Leer es un hábito maravilloso y muy saludable, regálate un libro. Ve a una librería de toda la vida, pasa tiempo empapándote de portadas y contraportadas, y deja que tu intuición sea quién decida. Regala un cuento a los niños de la casa, cuanto más pequeños, mejor. Regala historias, entretenimiento, sabiduría y reflexión.

¿Qué puede haber más bonito que regalarle a una persona la posibilidad de volar sin salir de su sofá o su cama?