¿Te suenan frases comodín como: «¡no llego!», «es que no me da tiempo» o «tengo tanto en la cabeza que se me ha pasado…»? Un bullet journal desterrará estas frases de tu vocabulario. Puede que hayas oído hablar de este sistema de organización, pero si no te has parado a investigar. ¡Ya no hace falta! Te contamos qué es, por qué está hecho a tu medida y qué necesitas para ponerlo en práctica y acabar con la desorganización, como han hecho ya tantas personas en el mundo.

El bullet journal lo creó el diseñador Ryder Carroll a partir de una sencilla idea: usar un cuaderno en blanco cada año (ahora es el momento) y anotar a modo de lista todo lo que hay que hacer cada día en cualquier área. Ideas, tareas, eventos, citas, la lista de la compra, cumpleaños, recetas a probar, restaurantes, retos, propósitos, viajes… ¡todo cabe en el cuaderno!
Es para ti si te gusta hacer listas de todo. Y si adoras la personalización. ¡Ah! Y si te encantan las libretas. Y si tiendes a coger el boli para anotar lo que necesitas (incluso antes que el móvil). Y si ninguna agenda ni aplicación se adapta a lo que realmente necesitas. ¿Probamos?

Con este sistema sabrás qué tienes que hacer sí o sí en el día, en la semana y en el mes. Sabrás qué se queda en el tintero, qué puede esperar y tendrás la tranquilidad de tener tú el control de tu vida. Sin sorpresas.

 

¿Cómo funciona?

A cada tarea, escrita en una línea de manera concisa, se le asigna un símbolo que clasifica el tipo de tarea. Es decir, si es algo sencillo, algo imprescindible, si es una cita, un evento, solo una nota… cada una con un símbolo. Cada día, una lista, cada lista en una hoja del cuaderno.

Así se usa el cuaderno a modo de agenda, pero personalizada y adaptada a tus necesidades porque puedes y debes anotar ideas que se te vengan a la cabeza, curiosidades, anhelos, garabatear bocetos sobre una idea. Al final el cuaderno se convertirá en tu diario personal.

Lo suyo es que lleves la libreta contigo en el bolso para anotar cuando te venga la inspiración y dedicar un momento del día a repasar las tareas que has completado y las que quedan pendientes para pasarlas al día siguiente o cuando corresponda.

 

Lo que debes saber antes de comenzar el bullet journal

El objetivo es hacerlo sencillo, se trata de no perder el tiempo ni estresarse en rellenarlo, solo de organizarse. La libreta se adapta a ti y no al revés.

Deberás dedicar al menos diez minutos al día para repasar y hacer un seguimiento de las tareas. No puedes dejarlo todo para el último día de la semana. No será efectivo.

Podrás personalizarlo, pero hazlo poco a poco. El objetivo del sistema no es decorarlo desde el principio, sino crearlo según surjan y fluyan las ideas.

 

Bullet journal, sistema de organización
 

¿Qué podrías anotar tú?

¡Cualquier cosa que quieras organizar y tener bajo control! Comidas, compras, libros que lees, series y películas que quieras ver, el nuevo zumo détox que quieres probar, exámenes, gastos…

 

¿Todavía tienes dudas acerca de en qué te va a ayudar realmente?

Te dejará ver si realmente cumples el propósito de hacer más deporte cuando repases en el mes las veces que anotaste la tarea y las que realmente fuiste.

Te dará una idea de cuántas recetas nuevas y sanas has puesto en práctica en la cocina en una semana.

Te permitirá repasar los alimentos que finalmente entran en tu cesta de la compra. Pero también te ayudará a planificar la lista y será más fácil comprar más frescos y menos comida preparada. ¡Tu salud votaría por el bullet journal!

Tendrás todas tus ideas recogidas en un cuaderno, por ejemplo, de escapadas que quieres hacer este año, restaurantes a descubrir, esa tienda que has visto en un artículo y que te espera…

 

bullet journal sistema de organización

 

Ahora sí: empieza a usar el bullet journal en 6 pasos.

  1. Elige un cuaderno o libreta en blanco. No sirve una agenda. Lo mejor es un cuaderno con muchas hojas pero da igual el tipo de cuaderno. Como te va a acompañar todo el año, elige uno que te guste o personalízalo a tu gusto.
  2. Asigna un símbolo a cada tarea. Son las viñetas o bullets, lo que da nombre al sistema. El creador del sistema propone unos cuantos, pero aquí el límite es tu imaginación. Añade tantos símbolos como necesites y haz una leyenda con el significado al inicio del cuaderno. Después de usarlos unas cuantas veces te los sabrás de memoria pero al principio será útil a modo de chuleta.

 

Por ejemplo, Carroll propone:

·  =  Tarea
O  = Cita o evento
–  =  Nota

* = Importante, prioridad o significante

= Tarea realizada
= Tarea migrada al día siguiente
= Tarea que viene del día anterior

=  Idea o inspiración
=  Investigar o buscar sobre ello

 

Pero puedes crear tu propio código, usar bolígrafos de colores diferentes para cada tarea, post-it o washi tape para destacar.

  1. El índice. Reserva las primeras páginas del cuaderno (2 ó 4) para el índice. Pon número a cada página del cuaderno según vayas usándolas y añade el número al índice para localizar el contenido con rapidez.
  2. Después del índice, reserva un par de hojas para el registro anual. Ahí estarán las citas, cumpleaños, eventos que ya tengan fecha en el nuevo año.
  3. Lo siguiente es el registro mensual. A modo de tabla con los días, quedarán apuntados los eventos de ese mes, para verlos rápidamente. Reserva dos páginas nuevamente, en la de la izquierda escribe en columna todos los días del mes, a su lado la inicial del día de la semana que le corresponde y en la página de la derecha anota tareas y retos de ese mes, como si una lista de propósitos de año nuevo se tratase, pero de mes nuevo.
  4. Y ya estás lista para empezar la página del día en cuestión. Hoy mismo, por ejemplo. Escribe la fecha al principio de la página y las tareas y eventos que tienes, con sus símbolos. Márcalos según avances. Recuerda: es importante numerar cada página para añadirlo al índice y que nada se pierda.

 

Si quieres conocer más sobre esta fabulosa manera de poner en orden tu vida y tus pensamientos, te recomendamos el libro de Christine Hug, Diario Bullet. La guía, que además, incluye un librito para que comiences a dar tus primeros pasos desde el principio.