Volvemos a cambiar la hora este sábado, a las 2am serán las 3am, con la pérdida consecuente de una hora de vida (tranquila, la recuperas en octubre) pero más allá del cambio de hora ¿qué ocurre en nuestro organismo? ¿Cómo afecta al sueño?

¿Qué debemos hacer para adaptarnos bien al nuevo horario?

Es muy importante para acostumbrarnos al nuevo horario, y que no suframos en nuestro cuerpo los efectos del cambio de hora  tener una buena higiene del sueño y específicamente seguir esta serie de consejos:

  • Ser muy constantes con los horarios de levantarnos y acostarnos, es muy importante que nos levantemos a la misma hora de siempre.
  • Tenemos que adaptar los horarios de nuestras comidas, a la nueva hora, es importante que aunque no tengamos hambre “ engañemos a nuestro cerebro” comiendo a la hora que toca, esto hará que nuestros biorritmos se adapten más rápido.
  • Hasta que nos adaptemos al nuevo horario, tenemos que evitar las siestas, recordar, horas dormidas durante el día, son robadas a la noche.

Los efectos sobre el organismo suelen ser : sentir más cansancio de lo habitual, sentirse algo desorientadas o con falta de concentración.

Pero tenemos que pensar que en unos días, entre tres y cinco, el ciclo vigilia-sueño suele haberse compensado.

Situación actual del cambio horario

En el último año la Comunidad Europea se está planteando eliminar los cambios de horarios de nuestras vidas. Si se lleva a cabo la eliminación del cambio horario en España hay que hacer frente a la tradición. Históricamente se ha hablado sobre la ventaja, ahorrativa o económica y por razones medioambientales, que supone realizar el cambio de hora dos veces al año, sin embargo actualmente esto se encuentra en entredicho y lo que sí sabemos seguro es el impacto que tiene esta práctica sobre nuestra salud.

Según los últimos estudios que maneja la UE, el ahorro energético que se consigue con el cambio de hora es "marginal", entre el 0,5% y el 2,5% del total del consumo dependiendo del país.

En cambio, los efectos sobre la salud y los biorritmos humanos "podrían ser más graves de lo que se pensaba previamente".

¿Cuál sería el mejor horario que deberíamos quedarnos?

Si se elimina el doble cambio de hora, quedaríamos con el mismo horario de Portugal, solo estaríamos desplazados una hora de la hora solar, mientras con el horario de verano estaríamos desplazados 2 horas.

¿Cuál es el horario mas aconsejable para nuestros biorritmos?

Los especialistas y profesionales del sueño aconsejamos que la mejor opción sería quedarnos todo el año con el horario de invierno.

¿Qué beneficios obtendríamos de quedarnos con el horario de invierno?

El mantenernos en el horario de invierno conllevaría que el sol saliera una hora antes, desde finales de marzo hasta finales de Octubre y facilitaría un despertar mucho más natural. Al tener más luz por las mañanas, mejoraría el rendimiento a nivel laboral, escolar y disminuirían los accidentes laborales y de tráfico, lo que traería mayor ahorro desde el punto de vista económico .

La desventaja es que perderíamos una hora de sol por la tarde pero solo en los meses con mayor número de horas de sol (final de Marzo a final de Octubre).

De la misma manera tener menos tiempo de luz por la noche, incrementaría las probabilidades de dormir mas temprano, que se traduce en menor riesgo de enfermedades cardiovasculares como obesidad, diabetes, hipertensión y alteraciones neurocognitivas, lo que mejoraría la salud y facilitaría que tuviéramos un sueño más saludable.

¿Qué ventajas tiene el nuevo horario de verano?

El cambio del horario de invierno al horario de verano tiene ventajas que son principalmente para nuestra vida social. Disponer de más horas de luz significa tener más tiempo para disfrutar de las actividades que se realizan al aire libre, como practicar algún deporte, ir al parque con los niños, o hacer senderismo para disfrutar de la naturaleza.

También disponer de más horas de luz disminuye los niveles de estrés y permite aprovechar los efectos beneficiosos de la exposición a los rayos solares, necesarios para producir vitamina D, un micronutriente que desempeña un papel clave en la absorción del calcio.

Pero no podemos olvidar el gran impacto negativo que este cambio de hora tiene sobre nuestro sueño y por consecuencia para nuestro ritmo circadiano y nuestra salud.