En muchas ocasiones, es difícil mantener la concentración durante mucho tiempo en un solo proyecto. No debemos preocuparnos, es normal. Y es que, a lo largo de la historia de la humanidad, el cerebro se ha ido adaptando a la sociedad y, posteriormente, a la tecnología, con el fin de ser capaz de cambiar de tareas a menudo. Aunque no existe una manera concreta para centrar la atención automáticamente, sí podemos tener en cuenta algunos consejos que ayudarán a encontrar este estado óptimo en nuestro trabajo.

- Cerrar el navegador y el correo electrónico. Si es necesario trabajar en el navegador, hay que asegurarse de que no haya pestañas o ventanas abiertas que no sean absolutamente necesarias.

- Apagar todas las notificaciones. Concentrarse mientras se está siendo bombardeado por notificaciones de correo electrónico, de Twitter o de Facebook es imposible.

- Desconectarse de Internet. Apagar la conexión, desconectar el 'router' o, mejor aún, ir a un lugar donde no haya internet es la forma más favorable para focalizar la atención.

- Despejar el escritorio. No hay que invertir mucho tiempo en esta tarea, se puede meter todo en un cajón o una caja para ordenarlo más tarde. No se debe ordenar en momentos dedicados al trabajo.

- Ponerse tapones o auriculares. Si hay gente alrededor capaz de distraer nuestra atención, una buena opción es utilizar tapones. También se puede recurrir a los auriculares para escuchar algún tipo de música suave.