Sentirse bien significa encontrar una afinidad sensorial entre cuerpo y mente. Sin embargo, muchas veces pasamos por alto partes de nuestro cuerpo que merecen recibir atención. Más allá de la reflexología, hay cinco puntos en nuestra cara que si los presionamos con el dedo corazón nos proporcionan tranquilidad y relax.
Estos son los cinco puntos faciales del bienestar:

1. El punto medio entre las dos cejas. Presionar en el entrecejo durante dos minutos consigue calmar los nervios y evita el estrés.

2. Entre la nariz y el lagrimal. Esta presión a ambos lados de los ojos provoca brillo al poner en funcionamiento el lagrimal, a la vez que aporta elasticidad a los párpados.

3. Junto a las comisuras de la boca. Apretar donde se terminan los labios alisa las arrugas de su contorno y mejora la circulación. También puedes hacer un suave masaje circular en estos puntos para relajar toda la cara.

4. Bajo el final de las cejas, cerca de la sien. Esto mejora la elasticidad de la piel y elimina arrugas prematuras, al tiempo que resta estrés a la mente.

5. En la frente y justo dos dedos por encima del punto medio de las cejas. Presionar esta zona relaja las facciones y si se cierran los ojos y se mantiene la presión durante un minuto se logra dejar la mente en blanco.

Estos cinco puntos de presión, aunque parezca increíble, pueden aportar el relax para conseguir la serenidad, concentración y calma necesaria en situaciones de estrés. Aunque es recomendable ejercitarlos en un ambiente tranquilo y con los ojos cerrados, se puede hacer en cualquier lugar, por ejemplo en la oficina. Tu mente logrará el bienestar de esta forma tan sencilla.