Para llegar a ser una persona asertiva, debes conocer primero cómo piensan y actúan este tipo de personas. Te dejamos algunas claves para que puedas detectar si lo eres (o no) y para que puedas empezar a ser la mujer confiada y dueña de sus emociones que tanto deseas ser. ¿Crees que eres asertiva? ¿Te gustaría aprender serlo? No dudes en seguir leyendo.

¿Qué es la asertividad? 

“Es la capacidad de autoafirmarse, respetándose a una misma a la vez que se respeta a los demás. Se trata de una competencia sumamente importante para nosotras, las mujeres”, explican las autoras en su libro. “Igual que con la inteligencia emocional, nadie nace más asertivo que otro ni con una mayor capacidad para afirmarse y estar seguro de sí mismo. Se trata de pensamientos y conductas que se aprenden”, añaden Castanyer y Cañizares.

¿Qué piensa la persona asertiva? 

“En general, si no hay necesidades de autoestima que cubrir, surge un pensamiento más objetivo, más realista”, explica Olga Castanyer.

¿Qué siente una persona asertiva?

Se quiere y valora a sí misma, por eso se respeta. Escucha a su cuerpo y a sus emociones y siente la necesidad de velar por sí misma. Como se respeta a sí misma, no necesita demostrar nada a los demás, con lo cual, puede ver a los otros de igual a igual. Y como los ve de igual a igual, los respetará”, remarca la psicóloga.

¿Cómo actúa? 

“Respecto a la actuación, la persona asertiva vela por sí misma, reaccionando enseguida si siente que se le ha hecho algún daño, pero con el consabido respeto al otro”, explica Castanyer. Así, la persona asertiva sabe decir no o mostrar su postura hacia algo –expresa sus propias ideas y sus motivos sin miedo a las reacciones–; sabe pedir favores y reaccionar ante un ataque y se siente libre a la hora de mostrar sus sentimientos.

Prepárate para ser asertiva y crecer personalmente

Para hacerse respetar, una necesita sentirse segura de sí misma, autoafirmarse, responder correctamente a los demás y no sentirse “torpe” socialmente. Estas son algunas ideas que pueden construir la base de tu futura asertividad. Para lograr ese crecimiento personal, debes hacerte unas preguntas y ver cómo actúan las personas asertivas. Te van a servir de guía para saber como alcanzar la asertividad y ser una mujer más feliz.

     1. ¿Te conoces?

Saber cuáles son los valores personales es determinante. Las convicciones de una persona asertiva son racionales. Tiene una buena autoestima, ni se siente superior ni inferior a los demás y se respeta. Además, controla sus emociones, cosa que no está reñida con mostrarlas.

     2. ¿Cómo te ven los demás?

La persona asertiva suele ser considerada “buena” pero no “tonta”. Es más, los demás se sienten respetados y valorados por ella. La asertiva aclara los equívocos que pueda haber en su entorno y es capaz de desarmar a todo aquel que le ataque.

     3. ¿Apartas los problemas?

La persona asertiva no lo hace, pese a que le afecten emocionalmente. Los detecta y se atreve a expresar que deben solucionarse. Sabe pedir sin exigir, ni demandar, de la misma manera que acepta peticiones y pide aclaraciones si hay algo en concreto que no le satisface.

     4. ¿Eres emocional?

La asertividad tiene que ver con la inteligencia emocional, al igual que con la autoestima. Una persona asertiva expresa sus sentimientos, no es alguien frío o distante. Expresa gratitud, afecto, admiración y también insatisfacción, dolor y desconcierto. Asume su bagaje.

     5. ¿Actúas verbal y no verbalmente?

Sí, tus gestos son francos y desinhibidos, seguros y espontáneos, su volumen y tono está en consonancia –ni alto ni bajo, es modulado–, se expresa con fluidez y claridad, escucha siempre a los demás, se interesa y les mira cuando hablan.