Por norma general, tomar alimentos antes de irse a dormir provoca un aumento de peso, ya que se consumen calorías que no se queman durante la noche, pero si se hace de forma correcta puede resultar positivo para la salud. Los tentempiés de medianoche no deberían sobrepasar las 150 calorías. Se recomienda consumir carbohidratos complejos, que no elevan el azúcar en la sangre y contienen fibra saludable.

Algunos ejemplos de comidas con estas características son un pequeño batido de proteína con leche de almendras, dos huevos duros, un plato de arándanos con leche de almendras o un pequeño tazón de cereales sin azúcar. Los carbohidratos complejos, la fibra y la proteína tardan más tiempo en digerirse, por lo que la sensación de saciedad se prolongará. Por otro lado, el tentempié de medianoche también se puede usar para contribuir a un entrenamiento.

Si se ingiere algún alimento con mucha proteína, se mantendrá el metabolismo acelerado y se estimulará el crecimiento muscular, por lo que a la mañana siguiente será un momento ideal para ir al gimnasio. La proteína dietética ayuda a construir el músculo con eficacia durante los entrenamientos. El momento perfecto para tomar un tentempié nocturno es alrededor de una hora antes de acostarse, lo que permite digerir la comida adecuadamente para así no interferir ni alterar la calidad del sueño.