Aunque no es lo que más apetezca, el ejercicio físico es una de las mejores maneras de combatir el dolor menstrual y también las molestias asociadas al síndrome premenstrual. Eso sí, la actividad moderada siempre es preferible a la extenuante. Caminar, nadar o una práctica suave de yoga libera endorfinas y ayuda a prevenir o reducir los síntomas menstruales, pero tenemos otras muchas opciones como las siguientes que os traemos hoy.

Más vegetales y menos grasas

“Una dieta vegetariana baja en grasa de grasa puede ayudar a aliviar los calambres de la menstruación, ya que disminuye los niveles generales de inflamación en el cuerpo. Así lo afirman desde el departamento de obstetricia y ginecología de la UCLA Health”.

Masajes y aceites esenciales

“Los aceites esenciales se absorben por el cuerpo a través de la piel y del olfato. Aplicarlos con un masaje tiene también un impacto importante sobre los tejidos del abdomen relajándolos. Una buena combinación es mezclar aceites esenciales de lavanda, salvia y mejorana”.

Más calor localizado

 “Es un alivio temporal, pero funciona. El calor localizado es agradable, nos hace sentir cómodas y desactiva el dolor de un modo similar a los analgésicos”, afirma Xuan-Lan. Un baño de agua caliente o una bolsa de agua caliente sobre el vientre actúan como relajantes.

Técnicas de acupuntura

 “La acupuntura puede ayudar a aliviar los calambres porque contribuye a relajar el sistema nervioso, algo que hace que el flujo sanguíneo que reciben los órganos internos sea más intenso. Además, esta técnica también tiene efecto antiinflamatorio y analgésico”.

Infusiones que desinflaman

“Algunas infusiones contienen propiedades antiinflamatorias y antiespasmódicas que los expertos afirman que reducen las contracciones musculares y la hinchazón asociada con el dolor menstrual. Son las que contienen camomila, canela, jengibre y semillas de hinojo”.