El método Ho'Oponopono tiene su origen en Hawai y en la Polinesia. "Ho'oponopono" significa enderazar y poner las coas en orden. Al hablar de relaciones tóxicas, lo que nos propone es observar a las personas que tenemos alrededor e identificar quién nunca se alegra de nuestros logros y quien no nos critica nunca. Además, hay que tener en cuenta 4 rasgos claves que pueden definir a una persona tóxica.

1. Nos hace perder energía.
Una de las razones para hablar de relación tóxica es que la persona con la que la mantenemos (amigo, pareja, compañero de trabajo, etcétera) vive constantemente en una energía negativa que nos transmite con regularidad. 

2. Pretende desalentarnos.
En lugar de animarnos y ser positiva, una persona tóxica, se obstina en recordarnos el aspecto negativo e inquietante de las cosas. Por ejemplo, en lugar de creer en nosotros y nuestros proyectos, constantemente nos brinda consejos negativos y no constructivos que suelen empezar por "no deberías", "no es buena idea"?
 

3. Es el centro.
De alguna forma esta persona engulle nuestra energía con sus propios problemas y ignorando finalmente los nuestros.

4. No quiere que lo consigas.
Su propio miedo a emprender algo nuevo, su incapacidad para hacerlo por sí misma, su envidia? la arrastran y esta persona hace cuanto puede para desanimar a su entorno y evitar que consiga aquello en lo que ella ha fracasado.

Si has identificado alguno de estos rasgos en alguien de tu entorno más cercano, es probable que tengas una relación tóxica con esa persona y para nuestro bienestar lo mejor es, únicamente, conservar las relaciones que te hacen feliz.