En dosis razonables, el sol es excelente para todo tipo de cabellos. Hace que el cabello crezca más rápido y más fuerte. Además, ayuda a que el calcio se fije mediante la vitamina D y active la circulación del cuero cabelludo. Por el contrario, la sobreexposición tienen efectos nocivos sobre el cabello: cambian el color y la textura. En el primer caso, a diferencia de la piel, los rayos ultravioleta destruyen los pigmentos, la melanina del pelo, dejándolo mucho más claro, más mate y apagado.

En cuanto a la textura, los rayos UV también dañan la queratina, el cabello pierde humedad más rápidamente y se vuelve más frágil, áspero y quebradizo. Por ello, al igual que la piel, el pelo necesita una buena protección UV y se merece todos nuestros cuidados, sobre todo cuando lo sometemos a fuertes exposiciones solares. Para mantener un cabello resplandeciente en verano basta seguir algunos elementales consejos:

? Protege tu cabello de los rayos UV aplicando, antes de salir de casa, protectores capilares con anti UV.

? Lo ideal es evitar las exposiciones solares más intensas, que se dan entre las 12:00 y las 16:00. En todo caso, los sombreros, gorras o foulards nos proporcionan la mejor protección.

? Para evitar la pérdida de color, ya sea natural o teñido, un buen protector con filtro UV integrado será clave para mantener el buen tono. Estos champús, acondicionadores y mascarillas contienen proteínas y vitaminas que devuelven los colores brillantes al cabello. Si lo tienes tintado, es conveniente bajar un poquito el tono del color ya que todo lo que conlleva el verano (piscinas, mar, sol) nos va a hacer que aclare por sí solo.

? Para la sequedad, aplica un champú especial para nutrir el cabello. Aplícate un bálsamo hidratante aftersun para reestructurar el cabello y recuperar la suavidad. Los acondicionadores actúan como barrera de protección del cabello, puedes optar por aceites naturales como el de oliva, coco, jojoba, girasol o cártamo. Las mascarillas reparadoras se convierten en imprescindibles del verano, aplícatelas una vez por semana.

? Aplícate tratamientos reparadores de puntas, ya que las puntas del cabello se ven ligeramente afectadas después de una exposición solar. Tras largas exposiciones solares es una buena idea cortarse las puntas del pelo para sanearlo y darle más cuerpo.

? Reduce el uso del secador, mantenlo siempre a cierta distancia del cabello, utiliza el aire frío.

? Toma alimentos que contengan mucha cantidad de vitamina C y E así como beta-carotenos. Las frutas y vegetales como el aguacate, los frutos rojos, el brócoli, la uva y las espinacas son particularmente ricos en antioxidantes y son una excelente protección natural.