La exposición continua al sol, el salitre del mar y el cloro de las piscinas son, entre otros, factores que influyen negativamente en la salud del cabello y la piel. Además, durante el verano y las vacaciones tendemos a usar productos que contienen más químicos para protegernos de las radiaciones, por lo que se nos reseca más la piel y el cabello, por lo que es importante mantener la hidratación de nuestro órgano más extenso y de una cabellera digna de un anuncio de champú. Por este motivo, entre los objetivos del mes se encuentra el de recuperar el pelo y la piel tras el verano. Con estos cinco tips lucir un pelo y una piel perfecta será más fácil que nunca.

Claves para recuperar el pelo y la piel tras el verano:

Alimentación rica en vitaminas: somos lo que comemos. Conseguir que la piel y el cabello luzcan sanos y brillantes no se trata, en exclusiva, de cuidar el exterior, ya que nos centraríamos en la estética pero no en lo principal: nuestro interior. ‘Somos lo que comemos’ resume a la perfección la idea de que una dieta equilibrada y lo más natural posible es esencial para mejorar nuestro aspecto exterior, por eso una alimentación variada y rica en vitaminas es fundamental para recuperar la dermis. Para lucir una piel sana y bonita hay que cuidarla y alimentarla desde el interior, mediante zumos, smoothies y ensaladas completas, por ejemplo, también existen fórmulas como las de Beauty & Go con bebidas como la Skin Revive que contiene vitamina C y manganeso, que contribuyen al buen funcionamiento del metabolismo y regula la formación de colágeno, lo que mejora la firmeza y la elasticidad de la piel. Existen otras fórmulas o bebidas que ayudan como las Vichy d’Or o las bebidas de kombucha que, además de ayudarnos a lucir piel, mejoran todo nuestro interior.

Hidrata tu pelo y da la bienvenida a los aceites esenciales. Mantener una hidratación capilar completa es el primer punto para lograr el éxito. Durante los meses estivales el cabello recibe una serie de agresiones externas que deben ser resueltas con una dosis extra de hidratación. La línea reparadora Argan Oil de Hask es genial porque sus productos, con base de aceite de argán, son libres de sulfatos, parabenos, talatos, alcohol y colores artificiales. Otra marca que nos encanta a la hora de recuperar nuestro pelo es Lush con un montón de mascarillas, champús y acondicionadores que, además, tienen unos olores que enamoran.

Peinar el cabello con cuidado es esencial para no romper el pelo, por eso se recomienda empezar a cepillar desde las puntas y una vez se va desenredando, ir subiendo hacia la raíz, al contrario de cómo habitualmente nos cepillamos el cabello. Existen cepillos que nos ayudan a no romper nuestro pelo, como los Tangle Teezer o los peines de púas anchas y con espacio entre cada una de ellas. 

Los sérums, mucho más que para solo la cara. Los sérums para la piel son el producto estrella para dar un chute de energía a la piel durante los días previos a la llegada del otoño y los hay también geniales para el pelo. Además, los sérums son la mejor opción cuando se trata de poner la piel a punto ante un cambio de estación de una forma óptima y efectiva. Por ejemplo, aunque no son los únicos, tenemos la línea de sérums IT’s SKIN formulados para conseguir un tratamiento intensivo específico para cada necesidad de la piel y obtener unos resultados de altura. Una forma fácil y sencilla de lograr que los estragos del verano no tengan ninguna repercusión.

Las mascarillas aceleran el proceso de recuperación. Las mascarillas llevan a cabo una limpieza profunda de la piel y consiguen que esta luzca más uniforme y luminosa. Algunas como las de Body Shop son geniales para el acné, las marcas o la deshidratación, también tenemos las 7th Heaven que cuenta con una amplia variedad de mascarillas para la cara, el pelo y los pies, con el fin de lograr un completo tratamiento hidratante, tan necesario tras el verano.