El verano es como un torbellino para el corazón. Hay amores estivales tan intensos como efímeros. En otras ocasiones, al regresar a casa después de pasar unos días con tus amigas en la playa te topas con la desagradable sorpresa de que tu chico se ha echado nueva novia. O que no quiere seguir contigo. Hay un tercer fruto endemoniado del verano: parejas que en vacaciones se han tirado los trastos a la cabeza y deciden cortar por lo sano.

En cualquiera de estos casos, en especial si eres tú la abandonada, el corazón queda hecho trizas. Comienza un periodo de aprendizaje –porque hay lecciones que solo se aprenden tras una ruptura– y la dura tarea de curar las heridas y recomponer tu vida, tus ilusiones e, incluso, tus rutinas. Como señala la psicóloga Marta Tena Miranda, del Gabinete Psicológico Tena «superar una ruptura sentimental suele ser un proceso duro y complicado. Puede significar un cambio radical en tu vida y un consecuente esfuerzo de adaptación y superación personal. Acabar con tu pareja puede implicar un divorcio después de años de matrimonio, dejar de vivir con tus hijos y una fractura en la idea de vivir formando una familia feliz».

Cuanto más tiempo hayas compartido con tu ahora ex, más cuesta arriba se hará la recuperación. Hazte a la idea de que esto no va a ser un proceso de días. Puede llevar semanas o meses. Y habrá recaídas, momentos de desesperación, de autoculpa, de negación, de creer que todo es un mal sueño.

«Hay que atravesar un proceso de duelo. Es una etapa dura, desagradable, con varias fases. La primera es la negación. No aceptamos que se ha acabado, alimentamos esperanzas de que el otro pronto volverá. Después sufrimos ira y rencor por la ruptura». Cuando la evidencia de que aquel amor no volverá «pasamos por un momento de tristeza, incluso depresión. Finalmente aceptamos y asimilamos que eso es un punto final con nuestra pareja».
 

como superar una ruptura amorosa 2
 

Y un punto y aparte en nuestra vida. Toca aprender a hacer lo mismo que antes pero sola. O con amigos. Has perdido un compañero pero has ganado tiempo para ti. Retoma la relación con tu entorno, da cabida a otras personas en los espacios donde antes estaba tu pareja. Apóyate en la familia o en tu núcleo íntimo en los momentos de bajón, que los habrá. Acepta esa invitación para tomar unas cañas con los de la oficina o con la gente del gimnasio. Propón quedadas con las amigas. ¿Quieres algo más físico pero sin compromiso? Date de alta en una web de citas, tipo Meetic o eDarling. Recuerda: si aún no te sientes preparada para una nueva relación, limítate a disfrutar de la compañía transitoria y del sexo sin dar alas al corazón. Estamos en 2017. Nadie va a escandalizarse.

Pero también es momento de aceptar la soledad como un valor positivo. ¿Por qué no ir al cine sola? ¿Y a un spa? O perderte en una librería para husmear entre las novedades literarias (ahora tienes más tiempo para ti, hazlo provechoso). O meterte entre pecho y espalda todas las temporadas de tu serie favorita, ya sea Juego de Tronos o Anatomía de Grey. Mejor aún: pégate el lujo de una escapada de fin de semana sin nadie. Ojo, huye de las agencias que organizan viajes para singles, cuyo único objetivo es emparejarse. Ahora necesitas disfrutar de ti misma. Tiempo habrá para nuevos amores.

«Se suele temer a la soledad como una angustiosa realidad. Pero es importante aprender a disfrutar de tu propia soledad», explica Miranda. Cuanto mejor estés contigo misma, cuanto más te valores, mayor sea tu autoestima y más te demuestres que puedes hacer mil cosas sin nadie, más preparada estarás para volver a compartir en un futuro tu vida con otra persona a tu lado. Importante: no te abandones. No tener pareja no significa tener la casa manga por hombro, olvidarte de la depilación o convertirte en una ermitaña.
 

como superar una ruptura amorosa 3
 

¿Abrirme de nuevo al amor o blindarme?

La primera reacción tras una ruptura es la de dar cerrojazo a Cupido. Buscamos así no volver a sufrir. Pero también nos cerramos a la felicidad de que el corazón palpite junto a otra nueva media naranja. Porque, sí, en la vida hay muchas medias naranjas. Ahí están para demostrarlo Elizabeth Taylor, Jane Fonda o Isabel Preysler. «Pero antes es primordial que analices bien qué ocurrió en tu última relación, qué errores cometiste. Evitarás que te suceda de nuevo».

No significa que te culpes de todo, pero ahora que nadie nos oye, siempre hay pequeños defectillos que podemos pulir para que la próxima vez todo vaya sobre ruedas. De paso reflexiona sobre qué tipo de pareja quieres para ti y si la que tuviste anteriormente encaja con el tipo de persona que estás buscando. Plantéate tus futuras relaciones como quien piensa en renovar ropero: que sea bonito y a tu medida. No al revés. Hay ciertas máximas que deberían cumplirse para tener una relación de pareja sana. Así que, d«Es muy importante que no empieces otra relación sin haber superado el proceso de duelo. Si buscas rápidamente otra pareja, ésta nace de la dependencia y no desde el enamoramiento, por lo que muy probablemente se traduzca en una nueva ruptura».

 

¿Y qué hago con mi ex?

Pon tierra de por medio, al menos en un primer momento. Es una de las 4 claves psicológicas básicas para afrontar una separaciónNecesitas tomar aire y eso implica aprender a olvidarle. «Para ello es básico que evites por todos los medios ponerte en contacto con tu ex». De lo indispensable, como la custodia de los niños o el reparto de bienes, ya se encargan los abogados. El resto, es cosa tuya.

Nada de whatsapps innecesarios para felicitarle por la victoria de su equipo, ni para comentar la nueva película de vuestro director favorito. Mucho menos para reenviarle ese meme tan gracioso. «Puede que hasta te venga bien deshacerte de objetos personales que te recuerden a tu ex. Incluso perder el contacto con amistades comunes, al menos, en un primer momento». ¿Temes volver a llamarle en una noche con dos copas de más? Bórrale del móvil (apunta antes su móvil en una agenda de papel de toda la vida). Quien evita la tentación, evita el pecado.