¿Qué es la intuición? Se trata de una capacidad de anticipo, un sexto sentido que acompaña a algunas personas y que les sirve para tomar decisiones dejando de lado la razón y la coherencia y dejándose llevar por un presentimiento interior. Además, es la facultad de entender las cosas.

Aunque la intuición permite anticiparse a los acontecimientos y tomar deciciones, al mismo tiempo requiere un desarrollo y, sobre todo, la libertad para dejarla volar. Ese sexto sentido de escoger una calle, un libro, o unas palabras y no otras puede llevar a solucionar problemas y a atraer el éxito si se utiliza adecuadamente.

Ante todo, con el fin de fortalecer la intuición, se debe confiar en ella. Para ello, es imprescindible apartar la lógica y dejarse llevar por las sensaciones. Aunque pueda parecer poco seguro, no hay que olvidar que, al fin y al cabo, la intuición es algo personal, un sexto sentido desarrollado a través de pensamientos y instintos propios. Por esto mismo, tampoco se le debe temer.

Aumentar la intuición es beneficioso para la autoestima y la seguridad. En este sentido, es importante aprender a escucharse: una elección fruto de una combinación entre pensamiento racional e instinto siempre dará buenos resultados. Dedicar tiempo para potenciar el pensamiento creativo es otra vía para fortalecer la intuición, así como dejar que el pincel o la pluma fluyan de manera libre.

Observar nuestro entorno con calma también es una buena práctica. Fijarse en la gente, las costumbres, sus formas de moverse, de hablar. Anotar los sucesos extraños. Todo los comportamientos son fruto de alguna razón y comprenderlos ayudará a desarrollar la facultad de la intuición.