Los resfriados brotan al llegar el frío como lo hacen las setas en otoño. Así, puede que te encuentres subyugada al paquete de pañuelos, con la nariz roja como una guindilla y el único deseo de quedarte en casa, meterte en la cama y resguardarte debajo de la funda nórdica. Esta es una escena frecuente para muchos en otoño e invierno, pero el caso es que es un virus –y no las bajas temperaturas– el que desencadena el resfriado.

Para mantenerte alejada de virus y así aplacar el contagio existen algunas medidas que te ayudarán. Así como soluciones para, si estás en pleno trancazo, sobrellevar sus síntomas. Aquí tienes 7 remedios para sobrevivir a los resfriados con el consejo del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Barcelona.

Medidas para prevenirlos

1. Ventila la casa.

Airear la casa es un acto de salud. Debes hacerlo aunque haga frío, sólo diez minutos son suficientes. Asimismo, evita acudir a lugares con aglomeraciones y poca ventilación. Los lugares cerrados, cálidos y que concentran mucha humedad son un nido de virus.

2. Come alimentos de temporada.

Las frutas y verduras de temporada son ricas en micronutrientes –vitaminas y minerales– que refuerzan tu sistema inmunitario. Estas son algunas ideas para comer bien sin pasar demasiado tiempo en la cocina.

3. Lávate bien las manos.

Pon una atención especial en la higiene de las manos, lavándolas después de sonarte, cocinar o comer.

Remedios que los alivian

4. Opta por un caldo caliente

Los ingredientes que contiene el caldo de pollo tienen un efecto antiinflamatorio que frena el aumento de la mucosidad. Es lo que determinó un estudio del Centro Médico de la Universidad de Nebraska en el año 2000.

5. Cuanto más líquido tomes, mejor

Toma agua, infusiones o zumos para hidratarte y conseguir deshacerte de mocos y flemas que tanto incordian. Otra opción que te reconfortará al instante son los vahos de eucaliptus. Para prepararlos debes llevar agua a ebullición en una olla con unas cuantas hojas de la planta. Cuando hierva, apaga el fuego e inspira el vapor cubriéndote la cabeza con una toalla.

6. Los antibióticos no te curarán

El 64 % de la población cree que la gripe y los resfriados se resuelven con antibióticos, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Pese a la creencia popular, éstos no acaban con los virus sino con las bacterias, por eso no curan el catarro. En caso de sufrir un trancazo de aquellos que cuartean tu nariz y hacen tu voz añicos, puedes tratarte con antitusivos y descongestionantes, que no cortarán los síntomas, pero sí los mejorarán.

7. Usa pañuelos de papel

Opta siempre por sonarte con pañuelos de usar y tirar. Puede que los de tela irriten menos, pero son un foco de contagio constante con los gérmenes.