La salud de las relaciones amoroso-afectivas es un factor clave de nuestro bienestar como lo pueden ser el ejercicio o la buena alimentación. Vivir bien la relación de pareja es igual de importante que saber cocinar unos buenos espagueti de calabacín. No. No hemos perdido el rumbo del artículo. Necesitamos cocinar un plato que tiene como base una sola verdura para que se convierta en un delicioso manjar que nos aporte nutrientes y nos ayude a vivir más y mejor.

Si aún seguís con nosotros, en el caso de nuestra relación de pareja, el amor es el calabacín. Es el ingrediente principal, pero no funciona solo y crudo. Siguiendo con el símil, no saber hacer que la pareja funcione es peor que no saber cocinar. Glovo no nos puede traer una alma gemela con la que compartir la vida.

Así que, si crees que no te defiendes del todo bien en la cocina, no te preocupes. Los consejos que vamos a repasar a continuación conforman una buena receta para principiantes en relaciones amorosas. Una serie de pautas que, trabajándolas cada día un poco, pueden lograr convertiros en una pareja de Estrella Michelin por mucho tiempo.
 

No tenemos telepatía

El primer punto y el más importante es la comunicación. Una pareja debe hablar con sinceridad y abiertamente de todo. Es importante saber desde cómo ha ido el día hasta los deseos más ocultos en referencia al futuro. Comunicarnos bien nos ayuda a evitar conflictos innecesarios. No esperes que el otro haga de Colombo y consiga descifrar el misterio de tu humor. Los humanos no tenemos telepatía.

Si estás sufriendo o te sientes intranquilo por algo, la mejor manera de trabajarlo con tu pareja es compartiéndolo, así os podréis ayudar. Mientras preparáis juntos la comida, con las noticias de fondo, a través de un mensaje de WhatsApp o en la soledad de la cama en los minutos ante de dormir, un momento de confesiones siempre es bueno a cualquier hora. Una gran inversión.

 

¿Confías en mí?

Si nos guiamos por esta pregunta que formula Aladdin en el clásico de Disney y por la respuesta de Jasmín, la pareja tiene futuro. Y es que otro de los ingredientes básicos de la receta de la pareja que funciona es la confianza. En principio, a esa persona la has elegido tú. Has depositado tu confianza en una buena vida conjunta en ella. Estáis en el mismo equipo y por eso se ha ganado el beneficio de la duda. Los celos, el rencor, las suspicacias y los reproches déjaselos a los tertulianos de Sálvame. La maquinaria bien engrasada confía, entiende y perdona.

 

El espacio no es una odisea

Este punto lo vamos a empezar con una contradicción. De buenas a primeras os vamos a decir que es importante pasar tiempo juntos y cultivar esos gustos que compartís los dos miembros de la pareja. Hecho. Ahora os vamos a decir que, igual de importante –o a título personal del que escribe, más– es buscar la individualidad. Crear o conservar un espacio propio en el que puedas salir con tus amistades, ir al cine a ver esas películas de miedo que el otro no soporta o, porqué no, pasar un rato solo en casa sin hacer nada. La independencia es salud, tanto emocional como mental.
 

Consejos para que una relacion dure

 

¡Bésame, tonto/a!

Dedicado a todos los témpanos de hielo que os temíais este punto desde que habéis empezado a leer. Llega el momento de darse cariño. Aunque mucha gente se guía por la cantidad de amor que demuestran las parejas en público para medir su éxito, si estas muestras de cariño son de puertas hacia dentro son igual de válidas.

Lo importante sois vosotros dos y vuestro funcionamiento y si no sois de ir de la mano por la calle, pues que así sea. Ahora sí, los expertos recomiendan abrazos diarios, ya que la piel tiene memoria y el contacto cariñoso nos hará estar mejor durante nuestra jornada, así como repetirle aquellas frases que toda pareja agredecerá escuchar. Y, aunque puede parecer una costumbre cursi o irrelevante, darse un beso permite compartir un momento íntimo de conexión con el otro. Sea dónde sea.

 

Con un poco de humor...

Si hablamos de los efectos del cariño en el organismo, más grandes son los demostrados efectos que tiene la risa para sentirnos bien. El sentido del humor no es solamente un indicativo integral a la hora de encontrar a nuestra media naranja o a nuestro cuarto de pera si no que se trata de uno de los ingredientes primordiales para que la pareja funcione.

Compartir la risa o haceros reír el uno al otro ayuda a crear ese ambiente de comodidad, comprensión y confianza del que hemos ido hablando hasta ahora. El humor es una buena herramienta que, bien utilizada, puede llegar a desactivar situaciones de tensión y poner en perspectiva los baches de la vida que hemos elegido pasar junto a la otra persona.