1. Deja el tabaco

“Es más importante dejar de fumar que tener el colesterol alto”, apunta Francisco Camarelles, médico de familia de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (SemFYC). Si quieres dejarlo, acude a tu médico de familia, para que te incluya en un programa de deshabituación, suelen tener un índice de éxito del 30%.

2. Reduce el consumo de sal

“El consumo de sal es excesivo en España, debe ser de 5 a 7 gramos al día y se consumen hasta 20 g diarios”, dice el doctor Pedro Armario, coordinador del Comité Español Interdisciplinario para la Prevención Cardiovascular (CEIPC). Él aconseja reducir de la dieta productos procesados: embutidos, quesos, conservas y comidas preparadas.

3. Haz ejercicio

“El ejercicio físico favorece un mejor control de la tensión arterial y un mejor estado del sistema circulatorio, por lo que ayuda a controlar los factores de riesgo cardiovascular”, dice el cardiólogo José María Guerra. Realizar ejercicio físico (caminar, nadar, bicicleta) entre 30 y 45 minutos al día, de tres a cinco días a la semana, es lo recomendable.

4. Come sin grasas hidrogenadas

Las grasas hidrogenadas o trans elevan el colesterol malo (LDL), formado por partículas de pequeño tamaño que se acumulan en las arterias y disminuyen el colesterol bueno (HDL), por lo que aumentan el riesgo cardiovascular. Lee la composición de cada alimento: están presentes en bollería, chocolates y productos procesados.

5. Vive sin alcohol

Se considera un consumo de riesgo tomar dos cañas al día, así como si bebes más de cuatro en una noche. Pero el consumo moderado también comienza a cuestionarse: un estudio reciente publicado en la revista Circulation ha relacionado el consumo moderado de alcohol con mayor riesgo de infarto y de accidente cerebrovascular. ¿Y si lo dejas?

6. Controla el estrés

El estrés –tan habitual– es un factor desencadenante de accidente cardiovascular. “El estudio internacional INTERSTROKE demostró que hay una relación clara del estrés con la aparición del ictus”, señala el doctor Pedro Armario. Pero al resultar difícil su control, se recomienda acudir al médico de cabecera para que lo valore.

7. Cuida tus encías

La Sociedad Europea de Cardiología (ESC) reconoce a las enfermedades periodontales (infección en las encías) como factor de riesgo cardiovascular. La periodontitis puede ser considerada como un indicador de riesgo de disminución del estado de salud cardiovascular. Hay que acudir al dentista siempre que se detecte sangrado de las encías.