1. Pese a ser una enfermedad infradiagnosticada, se ha disparado en los últimos años
La Federación Internacional de la Diabetes (IDF por sus siglas en inglés) estima en 382 millones el número de personas en el mundo con diabetes. Una cifra abrumadora, sobre todo si se atienda a la retrospectiva que dibuja el Atlas de Diabetes, elaborado por la IDF. En sólo dos años, de 2011 a 2013, la enfermedad afectó a 16 millones de personas de 20 a 79 años.

2. Está en el grupo de las enfermedades más mortíferas
Muchas personas lo desconocen, pero las enfermedades cardiovasculares, entre las que se encuentran la hipertensión, el colesterol, la obesidad y la diabetes, son la primera causa de muerte en España. En concreto, la diabetes es la sexta causa de defunción en el país, se cobra anualmente la vida de más de 25.200 españoles.

3. La alimentación es una eficaz herramienta de prevención
Una dieta abundante en fruta, verduras, hortalizas y pescado que reduce a la mínima expresión el alcohol y las bebidas azucaradas es ideal en la prevención de cualquier enfermedad cardiovascular. Además, en el caso concreto de la diabetes, las lentejas son especialmente beneficiosas. El almidón es un hidrato de carbono de absorción lenta, de modo que la glucosa de este alimento pasa a la sangre progresivamente sin originar picos de glucemia. También las endivias, ya que esta reina de las ensaladas es una potente arma para reducir los niveles de azúcar en sangre. Recientemente, la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes reveló que la ingesta de lácteos enteros (ocho o más porciones al día) disminuye un 23% las probabilidades de desarrollar diabetes de tipo 2.

4. La diabetes favorece la aparición de Alzheimer
El Informe Mundial de Alzheimer 2014 señala que el tabaco, la diabetes, la obesidad y la hipertensión arterial favorecen la aparición del Alzheimer. En la misma línea apunta el trabajo que tienen entre manos un grupo de investigadores de la Universidad de Cádiz . Hasta ahora, el proyecto parece demostrar que la prediabetes puede agravar el Alzheimer.

5. El estrés laboral es un factor de riesgo para desarrollar diabetes de tipo 2
Que el estrés laboral aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares no es nada nuevo. Sin embargo, una investigación en la que han participado el Instituto de Epidemiología II y el Johannes Kruse del Hospital Universitario de Giessen y Marburg -ambos en Alemania- ha probado que está también relacionado con una mayor incidencia de la diabetes de tipo 2. Aproximadamente, las personas que están sometidas a mucha presión en el trabajo presentan un 45% más de opciones de desarrollar esta enfermedad, así que mantener el estrés a raya es clave para prevenir la enfermedad.