Ha llegado el verano y ya te estás imaginando cómo va a ser la cosa? como todos los años, algún día te despistarás y te encontrarás en la playa o en la piscina bajo una luz implacable que delatará cruelmente a unos cuantos pelillos en punta luchando por crecer. Y sabes que es muy probable que eso ocurra precisamente el día en que te encuentres en la orilla con tu amor de adolescencia. Tal vez seas de las que espera a que el vello crezca lo suficiente como para poder depilarlo con cera. Y entonces serán unos siete días los que te verás obligada a elegir entre esconderte de todos mientras estés en traje de baño, o pasar del mundo y hacerte la hippy mostrando esos pelos en la corta vida que les das. La verdad es que todos los veranos te arrepientes de no haberte preocupado de hacerte el láser. Porque sospechas que un verano sin pensar ni un minuto en la depilación, debe ser paradisiaco. Y la verdad es que algo de cierto tiene.

¿Por qué no te haces ahora mismo una sesión? ¿Crees que el láser solo merece la pena si compras un bono de 6 sesiones y no ves el momento de hacer semejante desembolso? Pues te equivocas porque una sesión justo antes del verano tiene muchas ventajas:

1. Pagas solo una sesión
2. Debilitas el vello (que no vuelve a crecer igual ni en fuerza ni en cantidad)
3. Puedes olvidarte de depilaciones todo el verano

La doctora Blanca Vasco, nos lo confirma: "Una depilación láser bien hecha, mantiene la piel libre de vello de un mes y medio a dos meses como mínimo".

¿Cuáles son las condiciones que debemos cumplir para poder hacerlo?

1. La piel debe llegar a la sesión sin signos de bronceado. Así lo confirma la Dra. Blasco: "La depilación láser sigue siendo más segura y eficaz si no hay melanina recientemente activada. Hoy día existe tecnología como la depilación dinámica o el láser dual para realizar tratamientos en pieles oscuras con seguridad, pero el rango de eficacia siempre es menor en función de la prudencia con que se deben realizar los ajustes. Si el paciente desea tener un efecto de máxima eficacia y seguridad, debe seguir viniendo sin presentar un bronceado reciente".

2. Es recomendable rasurar el vello con cuchilla una semana antes de la sesión para que llegue en el punto de crecimiento perfecto.

3. Hay que elegir un centro de absoluta confianza, con personal médico y técnico muy cualificado, y con una tecnología capaz de adaptarse a cada piel, cada tipo de vello, y cada zona anatómica. Asegurémonos de no encontrarnos con nuevo vello 15 días después de la sesión?

4. En determinadas zonas (axilas, piernas, ingles) hay quien usa cremas anestésicas. Pero no son 100% recomendables. Estudia sus pros y sus contras antes de decidirte.

5. Después de la sesión realizada debemos esperar 4 días para tomar el sol. En ocasiones se produce una pequeña inflamación (signo de eficacia de la sesión) y hay que esperar a que desparezca por completo, lo cual suele ocurrir en esos 4 días, o antes, con la ayuda de algún producto de aloe vera.

¿Alguna recomendación? A mí me gusta el Instituto Médico Láser porque cuenta con la mayor plataforma tecnológica de Europa y protocolos adaptados a cada tipo de piel. Manejan distintos tipos de láser que se adaptan a las necesidades de cada paciente y momento del proceso (no es lo mismo la primera que la sexta sesión). Lo he probado y lo recomiendo totalmente convencida. He comprobado que se cumplen las promesas.

Más que de bonos, soy fan de una sesión suelta justo antes de empezar mi veraneo. En septiembre, cuando el efecto mágico empieza a desaparecer puedo usar sin dolor y sin culpabilidad una de esas maquinillas fabulosas que hacen ahora para nosotras. Me gustan las de Wilkinson que merecen todo un post y se lo dedicaré.

En resumen: una sesión de láser, una buena maquinilla para el final, y a disfrutar sin pelos.

P. D.: Este post no va dirigido a mis queridas y admiradas mujeres que deciden pasearse con sus pelos todo el verano. Es más, desde mi chiringuito y con mis piernas depiladas, brindo por ellas.


María Aguilar, periodista especializada en belleza.