¿Quién no ha sentido cierta imposibilidad de deshacerse de algo o alejarse de alguien? ¿Quién no tiene un cajón lleno de cosas que no sirven para nada o una amistad tóxica? La voluntad férrea de mantener vivo algo ya inservible se llama apego y puede trabajarse. Veamos qué puede entenderse por apego y cómo podemos tratarlo en nosotros mismos de una manera práctica y sencilla.

Apego es el vínculo que une o mantiene unidas a las personas, o a las personas con sus cosas o sus situaciones. Si bien el apego es lo que hace que, instintivamente, un adulto se preocupe de un bebé o que un bebé sólo se calme con el olor de su madre; también es lo que hace que tengas el armario lleno de ropa que no te pones, zapatos que no usas ni usarás nunca, una colección de pintauñas que no te atreves a utilizar o, incluso, que sigas soportando a una amiga que no te cae bien o mantengas tu matrimonio en pie a sabiendas de que ninguno de los dos es feliz en él.

El apego es algo interno e instintivo y, en dosis adecuadas, se trata de un vínculo bonito y positivo, el problema comienza cuando desarrollamos la idea errónea de que no podemos deshacernos de cosas o personas por el simple hecho de que “llevan mucho tiempo con nosotros”.

En el #retodejarloir que publiqué en Spiritual Mood a finales de octubre, trabajábamos el apego desde su faceta más material, deshaciéndonos de cosas durante 10 días y por grupos muy bien definidos, pero antes de ponerte manos a la obra con ese reto, te propongo que tratemos de fijar unas breves líneas de actuación para trabajar el desapego con cosas, personas y situaciones pasadas.

¡Comprueba que el orden que le vamos a dar viene determinado por la dificultad de las acciones que vamos a llevar a cabo! ¡Nunca nada es casualidad! Hablaremos primero de las cosas porque con ellas podremos entrar en consciencia de cuán liberados nos podemos sentir al deshacernos de lo material inservible. Continuaremos con las personas porque, aunque bien es verdad que resulta muy complicado lidiar con esa tormenta de sentimientos que nos provoca alejarnos de alguien, siempre se va a tratar de un tercero ajeno a nosotros y del que podemos prescindir si nos está resultando tóxico. Por último, tocaremos el desapego en relación a nuestro pasado o a las sensaciones que ese pasado nos ha dejado.

¡Comencemos!

 

1. COSAS

Qué es el desapego cosas

Todas las cosas tienen una función en nuestra vida, cuando su vida útil llega a su fin, es necesario que dejen espacio libre: bien para nuevas cosas, bien para que podamos disfrutar del vacío que dejan.

Pensemos, por ejemplo, en libros que ya hemos leído, ropa o complementos que ya no usamos, regalos de nuestros hijos de cuando eran pequeños, reliquias familiares, el vestido de comunión de la niña o el regalo de boda de nuestra sobrina. Todas estas cosas tienen en común que ya no son útiles, que ocupan un espacio precioso en tu hogar y que no quieres tirar, ni podrías tirar aunque quisieras.

Empieza por las cosas más banales y ve trabajando por niveles hasta llegar a las cosas que más importancia tengan para ti. Créeme cuando digo que la sensación de libertad que se siente cuando permites que esas cosas “se marchen” no es comparable a ninguna otra. ¿Qué tono de esmalte de uñas utilizas habitualmente? ¡Pues deja ir todos los que no vayan con tu estilo!

Todas hemos caído en la experiencia atrevida de comprar un color llamativo para el verano o lleno de purpurina para Navidad, ¡no pasa nada! Ya has aprendido que nunca te pintarás las uñas de verde, por ejemplo, así que deja marchar al verde y libérate de la culpa de haber gastado dinero en algo que no usas.

Proponte hacer lo mismo con los zapatos, los abrigos, los pijamas, etc., y cuando hayas terminado con ese tipo de objetos, puedes pasar a algunos a los que le tienes un apego mayor. ¿Imaginas el ambiente que se viviría en tu casa si sólo hubiera cosas útiles? ¿Qué energía percibirías?

No temas necesitar esas cosas más adelante, en el hipotético caso de que las necesites, podrás pedirlo prestado o comprarlo haciendo uso de la sabiduría que este ejercicio te dé.

La gurú del orden Marie Kondo nos ha enseñado a ordenar nuestra casa y ser más felices. El método Dan-sha-ri también resulta muy práctico para iniciarse.

 

2. PERSONAS

Desapego relaciones

Todas las personas que se cruzan en nuestro camino lo hacen por una razón, a veces esa razón dura minutos, otras veces dura años y otras toda la vida. Siéntete libre de alejarte de una persona que ya no está aportando nada o, peor aún, que está cargando tu mochila con piedras de negatividad.

Salvo cuando hablamos de nuestros padres o nuestros hijos, deberíamos tener consciencia de que todas nuestras relaciones tienen un porqué o un porqué no; todos nuestros amigos llegaron y se marcharon enseñándonos algo, nuestras parejas o nuestros compañeros de trabajo, por ejemplo.

Si ha llegado un momento en el que sientes con claridad que alguien te está arrastrando bajo su nube negra, eres libre de marchar en dirección contraria. Si tu cuñada o tu hermana están siendo un problema para ti, tómate la libertad de decirlo, sé libre.

A menudo pensamos que no podemos discutir o alejarnos de alguien porque nos atan unos lazos fuertes o una relación de años, si los pilares de la amistad que empezó hace años son hoy ruinas, no hay motivo para mantenerla, ¿no crees?

El apego es lo que te mantiene unido a, por ejemplo, un matrimonio que fracasó en su intento de ser hasta que la muerte os separase. El cariño y el miedo a la soledad no son motivos para mantener un matrimonio unido y no, no hay nada de malo en haber vivido una magnifica experiencia de casarse y en pasar por un divorcio, la vida es una y debes preocuparte de ser feliz y de amarte para que puedas amar y hacer felices a los demás.

Te recomiendo que investigues y leas sobre el concepto de asertividad, que es para mí el arte de ser claro con uno mismo y con los demás. La asertividad te podrá ayudar a mantener las conversaciones que vayan encaminadas a mejorar una relación o a darla por terminada.

 

3. SENSACIONES

Desapego emociones

Nuestra mala costumbre de atesorar cosas y personas no es otra cosa que nuestro instinto tratando de evitar que sintamos cosas como culpa, tristeza, agobio, etc. Somos humanos y queremos evitar lo malos tragos, es normal.

En la tarea de analizar tu apego emocional al pasado, por ejemplo, puedes empezar por pensar que tú no eres lo que tienes o lo que recuerdas, o los sentimientos que mantienes vivos dentro de ti, tú eres tú más todo lo que cada cosa que has tenido o persona con la que te has cruzado ha dejado dentro de ti.

Imagina tu vida como un camino y a ti como un peregrino con una mochila. En la mochila tienes objetos, recuerdos hermosos, rencores, heridas mal cerradas, y muchas otras piedras de distintos tamaños que has ido recogiendo en tu camino y que te pesan, y que te pesan cada día más.

Te propongo ahora que trabajes en el vaciado de tu mochila, dejando ir la nostalgia y liberándote de ataduras, te invito a que hagas la siguiente meditación:

Piensa en un hermoso árbol cuyas hojas ya están marrones y amarillas, y a punto de caer por el otoño. Cada una de esas hojas ha sido un objeto y ahora también van a ser recuerdos o sentimientos de los que te quieres liberar. Deja que tu árbol se libere de todas las hojas marchitas, que el viento te sacuda liberándote de todo aquello que quieres dejar ir y siéntete libre. Abrázate, felicítate y se agradecida contigo misma, tu trabajo de liberación ha sido, y es, muy duro, pero has hecho todo lo que has podido y lo has hecho muy bien.

 

EN DEFINITIVA…

Si nunca habías valorado la necesidad de deshacerte de cosas inservibles, te puedo aconsejar que comiences por analizar cuántas cosas tienes que no utilizas y cuánto espacio podrías crear deshaciéndote de esas cosas. Poco a poco nacerá en ti la necesidad de experimentar esta liberación de la que hablo y podrás ir trabajando poco a poco en facetas más difíciles o importantes de tu vida.

Te invito a que pongas en práctica esta lectura y compruebes qué efecto tiene en ti la magnífica costumbre de irte deshaciendo de todo lo que te pesa y no te sirve.

 

Y, por último, si te sientes atraída por el tema, te propongo los siguientes recursos:

  • #retodejarlo ir en www.spiritualmood.com
  • La magia del orden de Marie Kondo
  • La asertividad de Olga Castanyer

 

Un artículo escrito por Spiritual Mood
Síguela en Instagram: @spiritualwoman