Se suele decir que el desayuno es la comida más importante del día, por eso es indispensable que sea saludable y que te aporte todo lo que tu cuerpo necesita para hacerle frente a todas las obligaciones del resto del día.

Según Adriana Oroz, dietista-nutricionista de la clínica Alimmenta, hay cientos de desayunos sanos, siempre y cuando los alimentos escogidos tengan un buen perfil nutricional. Aunque hasta hace poco, el desayuno nutricionalmente correcto incluía un lácteo (leche, queso o yogur), cereales integrales (al tratarse de hidratos de carbono complejos, su energía se libera lentamente, permitiendo aguantar mejor el hambre) y una ración de fruta, hay un montón de variantes igual de sanas. Es posible que desde bien pequeña te hayas acostumbrado a tu tazón de cereales con leche como desayuno estrella. Si ves que te cuesta abandonar la rutina de tomar cereales en el desayuno, no te preocupes, puedes tomarlos pero deberías optar por los integrales, la avena y las mezclas de muesli sin azúcar. Para ello es importante que te fijes bien en el etiquetado de los productos que compras. Aún así, salir de esta monotonía puede ser muy divertido y enriquecedor. Te dejamos algunos consejos y algunas sugerencias de Adriana Oroz para que te hagas un desayuno perfecto:

  • Busca liquidez para arrancar el día. Puedes elegir entre tomar un lácteo, una bebida vegetal, café, té, etc.
  • Elige fruta fresca en lugar de zumo. Es mucho mejor tomar fruta fresca de temporada en el desayuno que un zumo, ya que la fruta aporta fruta fibra y no contiene la cantidad de azúcar del zumo, equiparable a un refresco.
  • Apuesta por una combinación ganadora. Prueba con estas:
  • Tostada de pan integral con una base de aguacate y revuelto de huevo con canónigos.
  • Tostada de pan integral con queso fresco y salmón ahumado.
  • Tostada de pan integral con aguacate y semillas de cáñamo.
  • Bol de queso batido con muesli casero y crema de aguacate.
  • Porridge de copos de avena y semillas de chía con leche o bebida vegetal, kiwi troceado y crema de cacahuete.

Hay días en los que te levantas triste, sin fuerzas, cansada o desanimada. Un buen desayuno puede ayudarte a afrontar el día con mucha más energía y por tanto más felicidad. Un desayuno ideal para esos días podría ser un yogur con nueces o un buen bocadillo, por ejemplo. Aunque ningún alimento puede derrotar a la tristeza (eso solo se consigue con un buen abrazo…), una dieta rica en triptófano, así como practicar actividad física, puede echarte una mano. Una posibilidad es tomar un yogur con nueces y un toque de canela o bien un bocadillo de pan integral con ventresca de atún o tortilla a la francesa o un cóctel variado a base de nueces, semillas de calabaza, chispas de chocolate negro y cacahuetes. Son recetas basadas en alimentos ricos en triptófano que te aportarán energía y bienestar para el resto del día. Anímate e innova en tus desayunos desde hoy mismo.