Descubrir que tenemos una enfermedad que no se puede curar, como es el caso de la diabetes, no es fácil de digerir para nadie. Probablemente, lo primero que sientas es un sentimiento de irrealidad e injusticia. Aceptar la enfermedad es, sin embargo, el primer paso necesario para aprender a convivir con ella y a mantenerla a raya. Para ello, acudir a un psicólogo o a un grupo de apoyo puede serte de ayuda y, sobre todo, seguir al pie de la letra las instrucciones del especialista que te trate.

Existen tres tipos de diabetes. La diabetes de tipo 1 es debida a que el cuerpo no produce insulina por ello el paciente debe inyectársela a diario. Este tipo de diabetes suele aparecer antes de los 35 años. La diabetes de tipo 2 suele surgir a partir de los cuarenta y a menudo está ligada al sobrepeso y a los malos hábitos alimentarios. El terceo es la conocida como diabetes gestacional que aparece en algunas mujeres durante el embarazo y suele desaparecer después del parto.

Sea cual sea tu caso estos consejos pueden serte de ayuda:

- Sigue al pie de la letra las recomendaciones de tu médico. No olvides la medicación, ni medir tu azúcar en sangre con frecuencia. Es importante también que realices todos los chequeos médicos necesarios antes de esperar a encontrarte mal.

- Cuida tu alimentación. Es importante seguir una alimentación equilibrada, baja en grasas y teniendo en cuenta que se deben tomar con mucha moderación los azúcares de absorción rápida. En cuanto a los carbohidratos de absorción lenta, necesarios para nuestro organismo, también debe controlarse su consumo. Tu equipo médico podrá indicarte cual es la cantidad diaria recomendable para ti.

- Realiza ejercicio físico moderado a diario y de mayor intensidad entre una y tres veces a la semana. Salir a caminar, nadar o hacer yoga pueden ser buenas opciones.

- Dejar de fumar es una excelente idea si tienes diabetes. Puedes pedir ayuda médica si te cuesta dejar el hábito.

- Disfruta de tu vida social. Explica a tus amigos y familiares las particularidades de tu enfermedad para que puedan participar de las reuniones sociales ?cenas, comidas familiares?- sin problemas.

- Evita o modera mucho el consumo de alcohol ya que favorece la hipoglucemia. Además, puede inhibir el efecto de los medicamentos.