Las razones para decantarse por una dieta vegetariana o semivegetariana o vegana pueden estar relacionadas con la salud, la defensa de la vida animal, la religión o los principios económicos de cada uno. En todos los casos es aconsejable acudir antes a un dietista-nutricionista que te ayude en la transición y que te indique qué tipo de carencias pueden producir este tipo de dietas y cómo evitarlas, así como ayudarnos a seguir una alimentación equilibrada y saludable. Esto significa que debemos tener cuidado en la transición a las dietas plant-based para seguir estando sanos y, sobre todo, si este tipo de dieta es la que vamos a seguir podemos hacerlo de por vida, siempre y cuando, esta sea adecuada y esté basada desde la formación e información.

Dicho esto, aquí os traemos las 6 dietas plant-based básicas que existen:

  1. La dieta clásica u ovolactovegetariana: la dieta vegetariana clásica es aquella en la que, además de productos de origen vegetal como frutas, hortalizas, legumbres o cereales, se consumen huevos, leche y miel.
  2. La dieta vegana: los veganos no consumen ningún alimento de origen animal, ni siquiera huevos, lácteos o miel. Sustituyen los nutrientes que aportan estos productos ingiriendo alimentos fortificados y suplementos vitamínicos y minerales, aunque principalmente la vitamina que más deben vigilar es la B12.
  3. La dieta lacto u ovo: las personas que siguen una dieta lactovegetariana consumen principalmente alimentos de origen vegetal, pero incluyen además en sus menús la leche y sus derivados pero no huevos. Y, a la inversa, aquellos que siguen una dieta ovovegetariana incorporan huevos, pero no consumen lácteos.
  4. La dieta flexitariana: los semivegetarianos, o también llamados “flexitarianos”, siguen una dieta básicamente vegetariana a base de legumbres, hortalizas, cereales, semillas, huevos, leche y miel, aunque incorporan también el consumo ocasional de carnes blancas o pescado y marisco.
  5. La dieta frugívora: la frugívora es una variante extrema de la dieta vegana en la que toda la alimentación se basa en la ingesta de frutas, a imagen y semejanza de la dieta que siguen algunos mamíferos como los monos y los chimpancés.
  6. La dieta crudívora: Esta dieta suele derivar de personas que ya llevan muchos años con una nutrición plant-based. Se basa en la ingesta de alimentos no cocinados ni procesados industrialmente, al considerar que los productos pierden muchos de sus nutrientes durante el proceso de la cocción.