“Si hay un contrincante al que debes vencer en una carrera de larga distancia, ése no es otro que el tú de ayer”, dice el escritor japonés Haruki Murakami en que De qué hablo cuando hablo de correr (Tusquets). Como él, son muchos los adeptos al running –ese deporte que no pierde fuelle y cada vez saca más corredores a la calle– que buscan ponerse en forma a la vez que consiguen evadirse y encontrar un momento para sí mismos.

¿Has probado convertirte en runner y has claudicado en el intento? Si es tu caso, puede que encuentres en el llamado power walking un ejercicio sustituto a las carreras. La actriz Taylor Swift es una de las incondicionales de esta actividad que ahora está en auge (aunque lo más seguro es que tus abuelos ya la practicaran antes de que las celebrities fueran sus abanderadas). Consiste en realizar una caminata a buen ritmo, con energía. Y es que los expertos llevan mucho tiempo promulgando los benificos de caminar cada día. 

Ponemos cara a cara las características de una y otra disciplina para que conozcas sus virtudes y desventajas.

Power walking

En la Guía completa del caminar (Tutor) la periodista estadounidense especializada en salud Maggie Spilner detalla los beneficios de esta actividad física.

-  Reduce el riesgo de problemas cardiovasculares.

-   Ayuda a combatir la diabetes.

  • Permite perder peso y mantenerlo.
  • Se indica cuando existen lesiones, problemas de rodilla o de espalda.
  • Reduce el dolor y la incapacidad derivados de la artritis.

-   Previene la osteoporosis.

-   Aporta fuerza, flexibilidad y resistencia.

-   Mejora el estado de ánimo y procura energía.

Pese a que sus beneficios son múltiples, el hándicap principal de andar deprisa es que si estás acostumbrada a ejercicios más dinámicos puede resultarte aburrido. Puedes probar a darle una oportunidad al power walking realizándolo acompañada o eligiendo una zona para pasear que tengas ganas de descubrir.

Running

Las carreras le ganan la partida al paso ligero a la hora de perder peso de forma más rápida. Correr cinco minutos aporta los mismos beneficios que caminar durante 15, tal y como señala un estudio publicado en la revista médica The Lancet. Además, posee unas ventajas muy parecidas a las del power walking.

- Combate el estrés y la ansiedad.

- Mejora el sistema cardiovascular y respiratorio.

- Fortalece los huesos.

- Previene el envejecimiento prematuro.

La contraindicación principal de correr es que las piernas soportan una carga superior (de entre dos y tres veces) que a la hora de andar. Por eso debes abstenerte si sufres de dolor articular o tienes algún problema de espalda como una desviación en la columna vertebral, ya que el impacto que se produce al trote puede generar molestias o empeorar estos trastornos.