1. Para cuidar la piel
Tisana de caléndula y diente de león
La caléndula es ideal para cuidar pieles castigadas por sus propiedades cicatrizantes y calmantes. Para preparar esta tisana necesitamos: 5 cucharaditas de diente de león, otras 5 de flor de caléndula y medio litro de agua. La podemos tomar antes de las comidas.

2. Para tener energía
Tisana de tosa, frambuesa y menta
Para activarnos, las hojas de frambuesa son eficaces sin ser agresivas, la menta estimula y los pétalos de rosa tonifican. Para preparar esta tisana necesitamos: 6 pétalos de rosa, 6 u 8 hojas de frambuesa fresca, la misma cantidad de menta fresca y medio litro de agua. Mientras el agua hierva, añadimos la menta y la frambuesa, luego los pétalos.

3. Para la digestión
Tisana de malvavisco, jengibre y ulmaria
El malvavisco nos puede ayudar a fortalecer la mucosa intestinal. Si combinamos el malvavisco con el jengibre y la ulmaria, combatiremos las molestias ocasionadas por la gastritis o la acidez. Para prepararla, hervimos medio litro de agua donde añadimos 1 cucharadita de malvavisco y otra de jengibre. Cuando retiramos el agua añadimos la ulmaria. Podemos tomar esta tisana antes de cada comida.

4. Para respirar mejor
Infusión de pensamiento, menta y llantén
La combinación de pensamiento y llantén es un eficaz remedio para aliviar las vías respiratorias y la menta calma la irritación en los tejidos. La preparamos con 1 cucharadita de pensamiento, otra de llantén. 10 hojas de menta fresca, medio litro de agua y miel. Dejamos reposar la mezcla 10 minutos.

5. Para relajarte
Infusión de tila, manzanilla y sauce blanco
La tila y la manzanilla unidas se ven potenciadas por el sauce blanco, eficaz remedio para los dolores de cabeza en épocas de estrés. Una cucharadita de cada ingrediente, medio litro de agua y miel bastan para prepararla. Se debe tomar antes de acostarse o en un momento de descanso vespertino.

6. Para la circulación
Té sakura (té verde japonés con cereza)
La flor de cerezo infusionada ayuda a combatir la retención de líquidos y limpia los riñones. Para preparar este tipo de té, debemos emplear: 2 cucharadas de té verde sencha, 1 cucharada de flores secas de cerezo y 250 ml de agua. Mezclamos el té y las flores de cerezo y los dejamos reposar unos tres minutos. Podemos reservar algunas flores para adornar la presentación.