Uno de los objetivos principales de los masajes es devolver el bienestar y la armonía a aquellas personas que sufren de estrés, cansancio o cualquier tipo de dolor. En este sentido, el llamado masaje californiano es un método nacido en los años 60 en California (EE UU) indicado para liberar tensiones y relajar cuerpo y mente.

A través de movimientos suaves y amplios, esta técnica tiene un desarrollo lento y se realiza en silencio con el fin de fomentar la relajación. Denominado también masaje sensitivo, el masaje incluye varios aromas a lo largo de la sesión. Al estar destinado a la relajación general, se trata de un masaje que se realiza en todo el cuerpo.

El principal beneficio de este masaje es, por supuesto, la relajación total pero también constituye una estimulación para los sentidos (especialmente el tacto, el olfato y el oído). Se trata de una técnica capaz de aliviar el estrés, la fatiga, el insomnio, la ansiedad y el agotamiento y, al mismo tiempo, supone un vehículo perfecto para conectar con el interior y recuperar el equilibrio y armonía perdidos.