Varios estudios han demostrado que existe una asociación entre el trabajo por turnos y un mayor riesgo de enfermedad cardiaca y diabetes. Pues bien, ahora una nueva investigación, publicada en Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism, ha encontrado una asociación similar en las personas cuyos horarios para ir a dormir cambian el fin de semana. Durante siete días, 447 hombres y mujeres de entre 30 a 54 llevaron dispositivos que medían el movimiento y hacían un seguimiento cuando se quedaban dormidos y despertaban. Casi el 85% de ellos se iba a dormir y se despertaba tarde en sus días libres. Los investigadores hallaron que en estos casos había un mayor riesgo metabólico. Dormir hasta tarde en los días libres se vinculó a una disminución del colesterol HDL (colesterol bueno), a triglicéridos elevados, a una mayor resistencia a la insulina y a un mayor índice de masa corporal. Esto se compensó controlando la actividad física, la ingesta de calorías, el consumo de alcohol y otros factores. Los expertos recomiendan no darse esos atracones de sueño reparador.

Relájate antes de ir a dormir con estos ejercicios