En el fondo del mar vive una alga unicelular con un alto contenido proteíco (más del 65%): la espirulina. Está considerada un súperalimento debido a sus características nutricionales.

Contiene gran cantidad de vitaminas (especialmente la vitamina B12 y la vitamina E), minerales (incluyendo hierro, potasio, magnesio, sodio y calcio entre otros) y ácidos grasos esenciales.

Todo esto se traduce en un 'superalimento' que refuerza el sistema inmunológico, reduce la fatiga, funciona como alimento depurativo, ayuda a controlar el apetito y a prevenir enfermedades cardiovasculares y también mejora el trabajo de los riñones y el hígado. Tiene un efecto antioxidante que mejora el aspecto de la piel y aporta vitalidad y energía al cuerpo.

Adriana Oroz, dietista-nutricionista de Alimmenta, apunta que es muy interesante que vegetarianos incluyan esta alga en su dieta ya que puede ayudar a suplir nutrientes como el hierro que no reciben a través de la carne. 

Podemos consumir la espirulina y disfrutar de sus propiedades en cápsulas, en comprimidos o en polvo.