La naturaleza es sabia. Si las frutas y verduras que maduran en cada estación son diferentes será porque son más adecuadas para la dieta en ese momento. Por eso, el verano nos trae más frutas de temporada que verduras ya que son más ligeras, fresquitas y muchas nos protegen incluso del sol. Repasemos cuáles son. Por cierto, os recomendamos una web de referencia, la de la OCU, en ella encontrarás información tan útil como este calendario exhaustivo por temporadas de frutas y verduras.


Empezamos con las frutas de la temporada de verano:

Aguacate: Aunque no lo parezca, el criticado aguacate es una fruta. Es verdad que contiene más grasas que otras, pero sus beneficios son incalculables. Es una fuente de ácidos grasos esenciales, fibra, es antioxidante, contiene hierro y ácido fólico. ¿Lo has probado para desayunar?

Albaricoque: Poco azucarada, esta delicia naranja es rica en becarotenos, imprescindibles para protegernos del sol, sobre todo en verano. Además, es ligeramente laxante.

Breva (o higos): Contienen mucho calcio, son ideales para el postre de los niños o deportistas.

Cereza: Como todas las frutillas rojas, son una píldora potentísima de antioxidantes. Tiene un leve efecto diurético.

Ciruela: Es poco calórica y estimula el tránsito intestinal. Si tienes problemas para ir al baño procura incorporarla en tus desayunos.

Frambuesas: Intenta consumir esta fruta cargada de vitamina C como máximo a las 48 horas de su recolecta o compra.

Melón y sandía: Hemos dejado a las dos estrellas veraniegas de la fruta al final. Tienen muy pocas calorías, son desintoxicantes naturales y contienen pigmentos protectores. Ah, ¡y están buenísimos!

No te olvides del plátano y de la piña, disponibles todo el año.


Aunque hay menos, estas son las verduras de la temporada de verano:

Calabacín: Es la verdura para adelgazar por excelencia. Contiene ácido fólico, fibra y potasio.

Calabaza: ¿La asociabas al otoño? Pues en verano también está de temporada. Es súper antioxidante y rica en vitamina A.

Cebolla: Indispensable en muchos platos de la cocina mediterránea, es diurética y se la relaciona con la prevención de enfermedades cardiovasculares.

Judías verdes: Contienen pocas calorías, pero muchos minerales.

La lechuga, el nabo, el pepino, el rábano, la remolacha y la zanahoria son verduras disponibles todo el año.


¿Te cuesta comer frutas y verduras? Prueba con los licuados y con estas 4 recetas fáciles para incorporarlas.