Aunque visites el gimnasio un par de días a la semana o salgas a correr con frecuencia, la realidad es que pasas prácticamente todo el día sentada. Es por esta razón que el estiramiento es obligatorio antes y después de ponernos en marcha. Sin él, las lesiones están aseguradas. Convéncete de que no es una pérdida de tiempo y prueba con estas asanas ideales para deportes de impacto como el running.