El dolor es la forma en la que la espalda nos avisa de que no lo estamos haciendo bien. La estabilidad del cuerpo depende de nuestra columna vertebral por eso es importante cuidar la salud de nuestra espalda y mantenerla en forma. Para lograrlo debemos fijarnos en cosas básicas, como corregir nuestra postura al estar sentados -manteniendo la espalda recta, apoyada en el respaldo y sin echar el culo hacia delante-; al andar, no hacerlo con los hombros para dentro y evitar malos hábitos como cruzar las piernas o usar bolsos muy pesados que cuelguen de un solo lado del cuello.

El ejercicio físico también ayudará a fortalecer esta zona evitando dolores y lesiones. El preparador físico y fundador de Ponte Fitness, Pablo Ortega, nos recomienda dedicar 5 minutos al día para estirar y tonificar la zona. Una forma fácil de empezar es con estos dos ejercicios para la espalda que te proponemos a continuación y que podrás hacer en casa.

1. Lumbares con movimiento de torso
Sitúate estirada boca abajo y posa tus manos sobre la nuca. Levanta el torso unos 30 centímetros del suelo y, sobre todo, que tus pies no se levanten del suelo porque así resulta más efectivo. Presta especial atención a la hora de realizar este ejercicio, ya que no debes forzar en exceso la columna, ni arqueándola demasiado. La respiración ayuda: inspira antes de realizar el ejercicio y echa el aire lentamente mientras subes el tronco.

2. Ejercicio manos a pies con piernas abiertas
Sitúate sentada con las piernas abiertas y la espalda recta. Trata de tocar los dedos de un pie con tu mano contraria. Mantén esa postura de 10 a 15 segundos. Vuelve a la posición inicial y repite con el lado contrario. Mucho cuidado con forzar la espalda más de lo debido, si tira y duele, regula el nivel de exigencia.

Completa esta rutina de ejercicios con los consejos y posturas que recomiendan expertos en fisioterapia en el número de julio de la revista Objetivo Bienestar.