Que sea 'light' no quiere decir que no engorde. VERDADERO. Lo sentimos, pero es así. Y es que un producto, por el mero hecho de llevar la etiqueta ‘light’ en su envase, no quiere decir que tenga menos calorías. La legislación es muy clara al respecto: un alimento light es aquel que tiene un valor energético reducido y que aporta, al menos, el 30% de calorías menos que el producto de referencia, pero ojo, no por eso no contiene calorías, por lo que siempre se deben consumir con moderación, sobre todo en un proceso de pérdida de peso.

El pan es bueno y saludable. VERDADERO. Pero ahora, confiesa: ¿cuántas veces has dejado de comer pan solo por adelgazar? Ya respondemos nosotras, todas las veces que has comenzado una dieta. Y es que el pan es uno de los alimentos más castigados en nuestra alimentación debido a su mala fama en la lucha contra esos kilos de más. Aunque debería ser al contrario. El pan debe formar parte de una alimentación equilibrada y es incluso aconsejable consumirlo al menos en el desayuno. El pan, al igual que cualquier otro alimento, no nos hace engordar o adelgazar por sí mismo, sino que es el hecho de ingerir más calorías de las que podemos consumir lo que nos hace engordar.

Las vitaminas del zumo se evaporan. FALSO. No, no hay magia en un zumo de naranja. Lo cierto es que tiene un componente romántico este falso mito, ya que son pocas las madres de este país que no han pronunciado alguna vez tan manida frase para apremiar a sus hijos a la hora de tomarse un zumo recién exprimido pero más allá de ese recuerdo que todos tenemos, es falso que las vitaminas se evaporen rápidamente de un zumo. Numerosos estudios han demostrado que la vitamina C permanece intacta en un zumo de naranja desde la mañana a la noche.

La fruta, mejor entre horas. VERDADERO. Independientemente de que una pieza de fruta contiene las mismas calorías la consumamos antes o después de comer, en este caso sí es cierto que debido a su alto contenido en fibra y en agua, es preferible consumirla entre comidas porque la sensación de saciedad hará que tengamos menos apetito, y por lo tanto, evitará que caigamos en el picoteo. De ahí que se recomiende esta forma ‘entre horas’ de comer fruta en muchas dietas de adelgazamiento. En este punto, añadimos otro mito, el hecho de tomar la pieza en zumo hace que la ingesta de fibra sea inferior. Esto es verdadero. Siempre es más recomendable comer la pieza entera que hacerlo como zumo.

Como retengo líquidos, dejo de beber agua. FALSO. Y de hecho, sería más bien al contrario. Nuestro cuerpo necesita entre 1,5 y 2 litros de agua para funcionar correctamente, y es el simple hecho de beber agua lo que nos ayudará a eliminar líquidos, toxinas y por lo tanto, acompañado de una dieta, a perder peso de forma más rápida. La retención de líquidos la provoca el cuerpo cuando detecta que no se está ingiriendo suficiente líquido, y comienza a almacenarlo. El consumo elevado de alimentos con mucha sal o sodio es también otra de las causas más comunes de la retención de líquidos.

El desayuno es la comida más importante del día. VERDADERO. Suena a tópico, pero es que verdaderamente lo es. Esto no quiere decir que las personas que no desayunan padezcan sobrepeso o no gocen de buena salud, pero numerosos estudios confirman que el desayuno es la comida más importante del día porque preparada al cuerpo para todo lo que está por llegar y arranca el metabolismo de forma más activa que si no se desayuna. Además, y cuando llevamos numerosas horas sin ingerir alimentos, nuestro cuerpo se “defiende” activando el mecanismo de acumulación de grasa, como si se preparara para pasar hambre. Es la misma acción que sucede con el agua y la retención de líquidos.