La meditación es una práctica milenaria que se encuentra en pleno auge en nuestros días. Y razones no faltan. Según las más recientes investigaciones en neurociencia, la práctica regular de la meditación aumenta la capacidad de sentir emociones positivas como la serenidad o la alegría. Aprender a meditar nos permite, además, tener un mayor control sobre nuestros pensamientos, en vez de dejarnos arrastrar por ellos, y afrontar el día a día con mayor tranquilidad, mitigando el estrés y la ansiedad. Nosotros te ofrecemos una sencilla guía para que puedas meditar en cualquier sitio. No necesitas más de cinco minutos para dar un respiro a tu mente y recuperar la calma.

- Siéntate de forma cómoda. Puedes hacerlo en el suelo, con la espalda recta y las piernas cruzadas. Pero también si, por ejemplo, estás en la oficina, puedes sentarte sencillamente en tu silla, con las piernas paralelas y las manos sobre las rodillas procurando mantener la espalda erguida.

- Cierra los ojos sin apretarlos o fíjalos en un punto fijo, puede ser la llama de una vela ?si estás en casa- o el lápiz que está encima de la mesa. También puede ayudarte escuchar algún tipo de música relajante.

- Concentra tu atención en tu respiración. Siente como el aire entra en tus pulmones y como luego lo liberas suavemente. Procura mantener una respiración tranquila y homogénea.

- No te esfuerces en no pensar en nada. Sencillamente, cuando una idea te pase por la cabeza en vez de darle vueltas deja que se vaya tal y como ha llegado y vuelve a fijar tu atención en tu respiración. Te ocurrirá más de una vez, pero no pasa nada, sencillamente si te das cuenta de que te has puesto a pensar en algo vuelve a sentir tu respiración para volver al aquí y ahora.

- Pasados cinco minutos puedes volver a tu actividad normal. Puede que cinco minutos se te hagan muy largos las primeras veces. Si es así, empieza por dos o tres y poco a poco ves aumentando el tiempo. Verás cómo si meditas de forma regular cada vez te sentirás más sereno, más dueño de tus pensamientos y de tus emociones.