No ir al baño cada día, o dicho de otra manera, el estreñimiento es un problema que afecta casi al 20% de los españoles, según un estudio realizado por el Hospital Clínico San Carlos de Madrid y el Centro Médico Teknon, en Barcelona. Y la mujer es la más afectada, ya que sus hormonas parecen favorecerlo. Seguramente, todas hemos sufrido estreñimiento alguna vez en nuestra vida, si es de manera ocasional, cuando estamos de viaje o cuando estamos más estresadas, no debería ser preocupante. Las alarmas deben encenderse cuando este estreñimientos perdura en el tiempo y es constante; cuando te cuesta ir al baño de manera regular. Más allá de fármacos o laxantes que pueden ayudarte en un momento puntual, lo ideal es cambiar ciertos hábitos tanto alimenticios como en tu vida cotidiana para mejorar el tránsito intestinal y no sentir estreñimiento. Es sabido que algunos alimentos facilitan la digestión y ayudan a poder ir al baño con frecuencia, pero ¿sabes exactamente qué hábitos ayudan a regular el tránsito? Te dejamos los siguientes consejos que te pueden servir si tienes problemas de estreñimiento.

Al levantarte, lo ideal es tomar algo caliente + tostada. “Si en ese momento se bebe algo caliente acompañado de alimento (aproximadamente 400 calorías), se ha visto en diferentes

estudios que se produce una respuesta refleja del colon en forma de contracciones”, dice Silvia Delgado, vocal del Grupo de Trastornos Digestivos de la Asociación Española de Gastroenterología.

En las comidas al lo largo del día es importante tomar fibra soluble y agua. Deben ir unidos para que funcione: “Se aconseja beber de 1,5 a 2 litros de líquido al día. Pero para que funcione se debe tomar fibra, que al mezclarse con el agua produce un aumento de volumen de las heces”, aclara el doctor Enrique Rey Díaz–Rubio, experto de la Sociedad Española de Patología Digestiva (SEPD). La fibra soluble es la que contienen verduras como el brócoli o la cebolla, frutas como la manzana o la naranja, y las legumbres.

Existen también mezclas anti estreñimiento. La combinación de determinados alimentos

potencia el tránsito intestinal: “Zumo de naranja sin colar con 2–3 ciruelas pasas ablandadas en el zumo; dejar en remojo unas cinco ciruelas en un vaso de agua durante 8–12 horas y luego comer las ciruelas y beber el agua; la mezcla de espinacas y garbanzos”, señala Marisa Burgos, dietista-nutricionista de Alimmenta.

El yogur es un gran aliado para mejorar el tránsito intestinal. La ingesta de este alimento, una o dos veces al día,  ha demostrado que regula ese tránsito porque contienen bacterias lácticas vivas con un efecto fisiológico positivo en la función digestiva.

El truco del taburete en el baño puede dar muy buenos resultados. Según la Asociación Española de Gastroenterología, existe una posición que facilita la defecación: colocar los pies sobre un taburete para conseguir una posición semejante a la de cuclillas. Esto facilita la relajación del músculo que sostiene el recto (la parte inferior del intestino grueso), que al modificar su posición, facilita el paso de las heces.

Si sientes las mas mínimas ganas de ir al baño, ves, sea cuando sea. No reprimas el estímulo de defecar. Si te aguantas, se inhiben estas respuestas reflejas que acaban por desaparecer cuando la conducta se repite reiteradamente en el tiempo.