ManzanaRoja

Es un líquido opaco similar al yogurt: se trata de semillas de diversas especies de bacterias lácteas y de levaduras que vienen generalmente fermentadas con leche de cabra y de vaca, pero lo puedes encontrar también con leche de soja.

Contiene una cantidad mínima de gas carbónico que proviene de la fermentación de algunas bacterias, por eso cuando abres la botella puedes sentir un pequeño estallido como cuando destapas una botella de champán, pero no es nada preocupante: ¡el efecto se desvanece rápido!

Puedes beber el kefir por la mañana para desayunar o también para merendar mezclado con fruta, pero sus posibilidades de consumo son muchísimas: puedes añadirlo a tus sopas y purés y a la ensalada e incluso sustituirlo por la leche para preparar tus  dulces light.

Pero tratemos de entender junto a nuestro nutricionista Luca Piretta, porque este tipo de leche fermentada aporta tantos beneficios a nuestro organismo.

¿Qué es el kéfir?

El Kefir es un producto originario del Caúcaso derivado de la fermentación de la leche (vacuna y ovina) debido a algunas especies de bacterias y levaduras seleccionadas inoculadas en forma de gránulos de carbohidratos que sirven de alimento para los mismos microrganismos.

¿Cuáles son los beneficios de la fermentación de la leche para la salud?

La presencia de estos microrganismo parece desempeñar algunas funciones muy importantes en nuestro organismo. En primer lugar el kéfir desempeña un rol de equilibro sobre la flora bacteriana intestinal y como consecuencia puede ofrecer beneficio a quien sufre de problemas gastrointestinales como después de un episodio de gastroenteritis. Parece que de esta manera se puede estimular el sistema inmunitario que, como se sabe, en la función gastrointestinal juega un rol muy importante.

En el contexto de una dieta adelgazante, ¿cómo puedo consumir el kéfir?

El kéfir obviamente, no tiene per se un efecto “adelgazante”, pero observando su escaso aporte calórico y su efecto positivo puede ser tranquilamente usado como un tentempié de media mañana o media tarde para matar el apetito.

¿Por qué el kéfir es diferente al yogurt?

En realidad el kéfir y el yogurt son dos productos muy similares como producción y como resultado final. La diferencia está en la selección limitada de bacterias presentes en el yogurt (normalmente están presentes solo Lactobacillus bulgaricus e Streptococcus thermophilus) respecto al Kefir donde como producto de fermentación está presente también un pequeño porcentaje de alcohol.

¿En qué dosis se toma bebido?

Dado que el kéfir no es un fármaco, no existe una “dosis” recomendada, pero puede ser tranquilamente usado en la cantidad equivalente a un recipiente yogurt, una o dos veces al día. ¿Puedo beber el kéfir aunque sea intolerante a la lactosa? Como ocurre también en el yogurt, la lactosa viene fermentada de los microorganismo por lo tanto la cantidad residual es mínima.

¿Cuál es el contenido graso del kéfir?

En torno al 3,5-4 gr%

¿Es aconsejable para todos (niños, mujeres embarazadas, personas que sufren de diabetes y colesterol alto)?

Diría que es aconsejable para todos, aunque solo una vez al día para niños y mujeres embarazadas a causa de la cantidad de alcohol residual (aunque sea mínima) que contiene.