Elige cualquier motivo y súbete a la bici. Seas o no deportista, todo serán ventajas. Y es que no moverse está dando lugar a numerosos problemas de salud, tanto a nivel del aparato locomotor como fisiológico. Coger la bici de vez en cuando es una forma fácil y barata de paliar el problema. El ejercicio de pedalear tiene muchos beneficios a nivel cardio: estimula y moviliza el corazón y la respiración, moviliza el cuerpo evitando rigideces y anquilosamientos, fomenta la eliminación de toxinas por todas las vías, favoreciendo una mejor depuración del organismo y no tiene impacto, por lo cual es muy poco agresivo para las articulaciones.

En cuanto a los beneficios psicológicos, tiene los de cualquier tipo de ejercicio: aumenta la secreción de endorfinas, noradrenalina y cortisol, responsables de que nos sintamos bien. Además, ayuda a liberar energía emocional retenida y a trasladar la concentración de la mente al cuerpo.

¡Encima es barato y sostenible! Y si das con una bici estilo retro estarás totalmente a la moda?