Lo cierto es que la leche es uno de los alimentos más completos que existen y no se debería dejar de tomar salvo que exista alguna intolerancia. Antonio Ortí nos desvela el porqué ésta y otras creencias sobre nutrición son solo mitos infundados.

1. Los adultos no debemos tomar leche de vaca
Es falso. "La creencia de que la leche es mala para los adultos tiene pleno sentido en Asia pues allí nunca han bebido leche, bien sea porque hay muy pocas vacas o porque son sagradas, con lo que no están acostumbrados genéticamente a tolerar la lactosa. Esta es la razón por la que les sienta mal. En cambio, los europeos llevamos miles de años bebiendo leche, así que, salvo algunas personas que son intolerantes a la lactosa, el resto de la población puede tomar perfectamente leche durante toda su vida", afirma Giuseppe Russolillo, presidente de la Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas (AEDN).
"La leche, en relación a su precio, es uno de los alimentos más completos que existen. Es rica en proteínas, calcio, vitaminas A y B, y posee otros nutrientes en pequeñas cantidades", aprecia el presidente de los nutricionistas españoles. "Así que cualquier persona puede beberla tranquilamente a lo largo de su vida, salvo que tenga problemas para digerir la lactosa, lo que, llegado el caso, debería de abordar un nutricionista para buscar alternativas", manifiesta Russolillo.

2. La fruta de postre fermenta
El PowerPoint que se ha convertido en viral donde un supuesto doctor aconseja tomar siempre la fruta con el estómago vacío es totalmente infundado. Ya que si no se hace así "fermenta" en el estómago. Pero, claro, el referido señor no es ni médico ni nada que se le parezca? Pese a ello y pese a que millones de españoles toman fruta de postre y no acaban en el hospital, este mito anglosajón ha tenido una excelente acogida, tal vez porque muchas personas se escudan en esta rocambolesca creencia para tomar después de las comidas cosas dulces como flanes, pudings, tartas, natillas y otros postres más del agrado de los anglosajones, aunque no sean tan saludables como la fruta.
"La creencia de que la fruta fermenta en el estómago cuando se toma después de comer es una auténtica tontería. Ningún alimento fermenta en el estómago salvo que la persona en cuestión tenga un problema gastrointestinal que requiera individualizar la dieta", indica Russolillo.

3. El vinagre de manzana desintoxica
Corre el rumor de que el vinagre de manzana sirve para"desintoxicar" ?una palabra muy de moda entre las celebrities diets y demás famosas que viven en Hollywood?, así como para que la sangre circule sin cortapisas (como si tuviera que saltar vallas y otros obstáculos al fluir por las venas?), para prevenir trastornos digestivos, dolores de garganta, eliminar el colesterol malo, prevenir el cáncer (¡con vinagre de manzana!), la caspa, el acné y un montón de problemas más.

La EFSA, la European Food Safety Authority, ha señalado taxativamente que no se puede afirmar que un alimento purifica o desintoxica, puesto que se trata de un bulo. Desde el punto de vista científico, decir que el vinagre de manzana desintoxica es completamente impreciso.


Descubre ahora los falsos mitos del pan