¿Creéis que podéis cambiar vuestros hábitos en un año? La británica y periodista freelance Marianne Power, consiguió darle un giro radical a su vida, leyendo doce libros de autoayuda. Con ganas y energía, logró cumplir todas las reglas plasmadas en las obras.

Una experiencia muy interesante que, ahora, está reflejada irónicamente en su honesta y divertida novela Help me! De hecho, su historia ha llamado tanto la atención, que ha sido adquirida para producir una serie de televisión.

¿Por qué lo hizo?

Marianne estaba pasando por una situación complicada, rodeada de problemas como el dinero, la ansiedad o el sobrepeso. Nada más lejos de la realidad de muchas de nosotras. Su búsqueda por el hombre perfecto, el trabajo ideal, la perfección, le encaminó a pasar a la acción.

Decidió acabar con este bucle de negatividad para empezar a ser feliz. ¿Y cómo lo hizo? Optó por leer libros de desarrollo personal y autoayuda, con el fin de pasar de la teoría a la práctica. Concretamente, un libro diferente por cada mes, para dejar atrás el caos y ordenar su vida.

¿Es posible cambiar tu vida con estos libros? 

Si te planteas aplicar el mismo método en tu vida, seguramente, te surgen muchas preguntas. ¡Resuélvelas ahora! Aquí te dejamos la entrevista que le hicimos a Marianne, la mujer que luchó por lo que quería, en lugar de conformarse.

Doce libros de autoayuda, doce meses y doce reglas sobre las que vivir, ¿lo podrías resumir todo en una frase?

Aprendí que nada es perfecto, la perfección no existe y que está bien como soy, y que a veces no necesitamos cambiar como somos, necesitamos aceptarnos.

Tras tu experiencia, ¿los libros de autoayuda son eficientes?

Sí, creo que hay mucha sabiduría en estos libros. Hay una teoría que dice que siempre hemos necesitado ayuda, ayuda sobre cómo vivir una buena vida, por eso apareció la filosofía, forma pare también del consuelo que puede aportar la religión y algunos de nosotros obtenemos esa sabiduría de personas mayores, de nuestra familia o del pueblo donde vivamos, de la gente que está a nuestro alrededor. En el mundo moderno, actualmente, muchos de nosotros recurrimos a los libros de autoayuda.

¿Cómo consigue una reírse de sí misma sin caer en el desprecio o en la falta de respeto?

Una pregunta muy interesante. Mi familia es irlandesa y en Irlanda, una parte de su cultura es precisamente reírte se ti misma, y yo era muy consciente de que muchas de las cosas que yo estaba haciendo eran ridículas. Al mismo tiempo, mi búsqueda de la felicidad era genuina, auténtica y seria. Así que para mí sí puedes reírte de ti mismo y del mundo y, sin embargo, tomártelo en serio.

¿Para una conversión se tiene que partir de un punto bajo como la resaca que viviste?

No lo sé. Para mí, personalmente, y tal vez para otras personas, no cambiamos o no intentamos cambiar hasta que las cosas están muy mal. Creo que esto es algo bastante común para mucha gente, porque cambiar cuesta y da miedo, así que sólo lo intentamos cuando no queda alternativa.

Cuéntanos el momento más divertido y a la vez humillante vivido este año y que no hayas podido recoger en el libro. Un momento 'cringe' total pero que si lo cuentas tus amigos se ríen hasta morir.

Todos esos momentos están en el libro y, precisamente, por eso a la gente le gusta mucho leerlo. En algunos puntos, también les cuesta leerlo. No me he reprimido nada, lo he puesto todo. Todo lo que hay en el libro es 100 % verdad. Cuando acabe el libro se lo di a mi hermana pata lo que leyera, lo leyó y no tuvo ninguna reacción, le pregunté el por qué y me dijo que ella ya sabe que eso pasó, estaba allí. Es real.

¿Es posible aplicar el misticismo de los libros de autoayuda en la sociedad frenética actual?

Muy buena pregunta. Creo que sí, y de hecho, en Inglaterra, hay cada vez más gente joven que le interesa mucho los cristales, las piedras preciosas, el tema del chamanismo y una cierta brujería moderna. Incluso en este mundo moderno, hay mucha gente que anhela la magia y lo espiritual, pero puede ser un poco difícil mantener las dos cosas al mismo tiempo, es decir, tener un pie en el mundo real y también estar en paralelo abierto a una dimensión o realidad más espiritual. Si consigues hacerlo es útil, hace la vida más fácil, más bella e interesante.

¿Qué pasos hay que dar para conseguirlo?

Supongo que se trata de ejercitarte cada día, intentar tomarte diez minutos para meditar o mirar al cielo y recordar que somos algo muy pequeños, que el mundo es grande y bello. O según el libro El poder del ahora, cuando estés lavando los platos, por ejemplo, hacer una pausa, sentir el agua y mirar las burbujas de jabón. Incluso lavar los platos puede convertirse en algo espiritual. Es un esfuerzo que tiene que ser constante, recordarlo cada día.