A nivel popular, las mujeres heredamos planes de entrenamiento configurados para hombres. Pero no todo es medir parámetros físicos. Las emociones también cuentan. Y, a veces, la regla también influye en cómo nos sentimos mentalmente. Sin embargo, parece que hay una falta de comprensión y que no se ponen en el lugar de la mujer.

Cosas de chicas

Hay cuestiones que las mujeres no suelen comentar, ni con su entrenador ni con el ginecólogo. Pero sí entre ellas. Cristina Mitre es periodista y corredora popular, artífice de las quedadas Mujeres que corren y creadora de la web The Beauty Mail. En sus encuentros con otras féminas, siempre salen a colación esas “otras cuestiones” que las deportistas se plantean en voz baja y no se atreven a expresar.

¿Puedo tomar ibuprofeno?

“Es una de las grandes preocupaciones entre las mujeres: que les venga la regla el día de una carrera, que sea dolorosa y no saber si pueden tomar analgésicos”. Es un arma de doble filo: inhiben el dolor menstrual, pero, a la vez, reducen la sensación de dolor necesaria para saber si hay una lesión. Si es tu caso, háblalo con el ginecólogo o con tu entrenador.

¿Y si me baja la regla el día de la competición?

“Aunque siempre he sido muy regular, ahora uso una App (Flo Period & Ovulation Tracker) para estar más pendiente. En mi primera maratón en Londres me vino la regla justo por la mañana. Pero no me supuso ningún problema”. El período no tiene por qué ser un drama ni dinamitar todo lo que llevas entrenado. Pero para evitar sorpresas de última hora, mejor saber cuándo vendrá y tener prevista toda la artillería de artículos higiénicos.

¿Por qué me duele el pecho?

“Otro de los grandes temas, quizá porque lo hablo abiertamente en mis vídeos en YouTube y en mi cuenta de Instagram. Es incomodísimo: el pecho se inflama y causa dolor por culpa del impacto. Los ginecólogos recomiendan tomar aceite de onagra”. Si la fluctuación de volumen es muy acusada, ten un segundo sujetador deportivo con una talla más de copa.

Regla y maratón ¿qué hago?

En pruebas de larga duración (por ejemplo, un maratón puede suponer entre 3 y 5 horas corriendo) surge el temor a mancharnos por el desbordamiento del tampón o la copa. La fricción y el sudor hacen poco recomendable el uso de compresa. Los tampones son una buena solución, aunque si estás en los primeros días del ciclo o tienes menstruaciones muy abundantes pueden quedarse cortos.

“Yo utilizo la copa menstrual y se la recomiendo a todas las mujeres. He corrido carreras y entreno fuerza en el gimnasio con ella puesta y sin ningún problema. Te ahorras la paranoia de que vas a manchar porque puedes llevarla hasta nueve horas”.