Su versatilidad a la hora de combinar con otros alimentos, además del sabor dulce, es una de las principales atractivos de la remolacha. Pero, si necesitas más motivos para incorporarla a tus platos, aquí te damos diez:

1. Hidrata el organismo. Como ocurre con el resto de hortalizas, destaca por su elevado contenido en agua. 

2. Elimina toxinas. El mineral del que posee concentraciones más elevadas es el potasio, una substancia que ayuda a eliminar toxinas del organismo. También hay cantidades significativas de zinc.

3. Un plus de energía. Por su elevado contenido de hidratos de carbono, superior al de otras muchas hortalizas, aporta mucha energía al individuo.

4. Ayuda a mantener las funciones cerebrales por su alto contenido en fósforo.

5. Ayuda al mantenimiento del sistema óseo por su aporte de calcio.

6. Protege de resfriados y cicatriza heridas por su alto contenido en vitamina A.

7. Retrasa el envejecimiento prematuro. Es muy rica en vitaminas, sobre todo en ácido fólico y vitamina C. En menor medida, también de otras vitaminas significativas como la B1, B2, B6 y vitamina E.

8. Ayuda al proceso de concentración y relajación muscular debido a su contenido en magnesio y sodio.

9. Es un protector digestivo. Se recomienda comer remolacha a las personas con digestiones pesadas o dolores de estómago habituales. Además, por su alto contenido en fibra, también es una verdura ideal para tratar el estreñimiento.

10. Es uno de los remedios más conocido para el tratamiento de las anemias porque contiene hierro y vitamina C, un acicate para la absorción de hierro a nivel intestinal.