La soja es una legumbre que cada día tiene una mayor presencia en nuestra dieta gracias a los beneficios que nos ofrece. Este alimento altamente nutritivo con más de cinco mil años de historia nos permite prevenir ciertas enfermedades.

En la China de los grandes emperadores, y mucho más atrás, por el año 3000 a.C. ya se consumía este legumbre de medio contenido en aceite y alto de proteína. Hoy, su consumo se ha extendido a todo el mundo por los nutrientes beneficiosos que aporta el consumo la soja en nuestra salud. Productos como la leche de soja o el tofu se encuentran ya en todas partes.

¿Cuáles son sus principales beneficios?

Contiene altas dosis de calcio y se convierte así en una alternativa muy importante para los intolerantes a la lactosa.

Es una gran fuente de proteínas en la alimentación. Las proteínas son su nutriente más abundante.

Su bajo en contenido en grasas saturadas es un aliado para prevenir los problemas cardiovasculares, y además reduce el colesterol malo.

Las isoflavonoides y los fitoestrógenos alivian los trastornos menstruales y de menopausia. También tienen un poder antioxidante que ayuda a reducir los daños celulares causados por el envejecimiento.

Por último, y no menos importante, hay que tener en cuenta que es un alimento muy barato y altamente nutritivo. La soja también es sinónimo de una dieta con hidratos de carbono, vitaminas y minerales, aportes nutricionales similares a la carne, huevos y leche, de ahí que sea un alimento muy recomendable para personas que siguen una dieta vegetariana.