El dolor cervical se encuentra entre los cinco más frecuentes de la población: afecta a un 15,9% de las personas y es más habitual en mujeres (21,9%), según el informe anual del Sistema Nacional de Salud. Los hombros y las cervicales son las zonas que más nos duelen. En la mayoría de las veces, la culpa la tienen las malas posturas al trabajar o al descansar o las actividades que producen sobrecarga en los músculos. El dolor en otras zonas de nuestro tronco superior, como manos o codos, también interfiere en la calidad de vida.

¿Cuáles son las Causas y sus síntomas?

Con frecuencia, este dolor ocurre por trabajar con una mala postura delante del ordenador. “Se tiende a llevar el cuello hacia delante para ver mejor la pantalla debido a un problema de vista cansada”, explica José Javier López Marcos, fisioterapeuta del Colegio de Fisioterapeutas de Madrid. También aparece por trabajar con el ordenador sobre las rodillas durante mucho tiempo, por cargar bolsos y mochilas con exceso de peso, por utilizar el móvil en posición tumbada en mala postura, o por realizar una sacudida brusca con la cabeza hacia atrás:

“Este gesto, que suelen hacerlo las chicas con el pelo largo cuando salen de la ducha, si se realiza de forma continua suele producir lesión en las cervicales”, advierte el fisioterapeuta. Dolor o molestias en la parte posterior del cuello, dificultad de movimiento e incluso dolores de cabeza son los principales síntomas. “Cuando la tensión se localiza en la parte central del cuello suele producir mareos; pero si se localiza en la base del cráneo, produce dolor de cabeza”, aclara el fisioterapeuta.

¿Cómo podemos tratarlo?

Lo indicado es acudir al fisioterapeuta para que realice un masaje en la zona, como con un masaje el sacrocraneal (con los dedos se ejercen presiones puntuales en diferentes zonas de las cervicales y de la musculatura craneal). “También se puede aliviar con la aplicación de calor seco (manta eléctrica)”, sugiere López Marcos. Otras técnicas para tratarlo son los rayos infrarrojos, en consulta, y estiramientos dirigidos por el fisioterapeuta.

4 ejercicios que calman

El fisioterapeuta José Javier López recomienda los siguiente ejercicios para calmar el dolor de cervicales:

1. Llevar el cuello ligeramente hacia delante, dando con la barbilla en el pecho. Se debe notar tensión en la parte posterior del cuello. Mantener unos minutos.

2. A continuación, llevar la barbilla en dirección al cuello (sube el cuello y baja la cabeza), de forma que ahora se note tensión en la base del cráneo.

3. Inclinar el cuello hacia un lado, llevando la oreja al hombro y, al mismo tiempo, cruzar el brazo contrario por detrás de la espalda. Se nota tensión en la parte lateral del cuello.

4. Hacer lo mismo en el lado contrario. También se puede realizar llevando la barbilla hacia el hombro, es decir, girando la cabeza.

¿Podemos prevenirlo?

Si se trabaja con ordenador, hay que sentarse erguida y a una distancia de la pantalla en la que no se note tensión en la parte posterior del cuello. “Un buen truco es que a mitad de la jornada laboral se aumente el zoom de la pantalla, de esta forma, uno se separa automáticamente de la pantalla”, aconseja el fisioterapeuta. Otra recomendación es utilizar mochila en lugar de bolso y, si se utiliza éste, evitar llevarlo siempre en el mismo lado porque esto produce descompensación muscular a nivel cervical. Por otra parte, en el gimnasio, “es clave evitar los ejercicios con más peso del debido, sobre todo en los brazos, porque produce tensión en las cervicales”, alerta el especialista López Marcos.

Con todos estos consejos será mucho más fácil prevenir, evitar o disminuir los dolores cervicales que nos causan tantas molestias. Los pequeños gestos del día a día son los que acaban marcando la diferencia.