Para vivir más sano y más tiempo se debe olvidar la recomendación de comer cinco piezas de fruta y verdura al día. Según un estudio realizado en la University College de Londres, esta cantidad debe aumentar hasta las siete raciones diarias.

Por tanto la idea es abusar de los vegetales para vivir más. Aunque parezca difícil llegar a las siete porciones diarias, la cosa se vuelve más sencilla si recurrimos, además de los típicos platos de verduras, a las ensaladas como plato principal y de acompañamiento, a los zumos naturales como merienda y desayuno y a la fruta y la macedonia como postre. Eso sí, se debe evitar la fruta en almíbar, ya que tiene los efectos contrarios. Si se sigue esta recomendación el riesgo a morir puede disminuir hasta en un 42%.

Durante siete años se realizó un seguimiento a 65.000 personas mayores de 35 años y el resultado del estudio reflejó que el consumo de siete porciones diarias de verduras y frutas, además de alargar la vida, se reduce en un 25% el riesgo a morir de cáncer y en un 31% el de padecer un infarto o ictus. Aunque la verdura tenga un mayor poder saludable, la fruta no dista mucho de su capacidad, por lo que la combinación entre ambas garantizarán un aumento del bienestar.