Los pies son seguramente la parte del cuerpo más olvidada durante los rituales de belleza, pero en realidad son literalmente la base de nuestro cuerpo, la parte que nos sustenta. Además, distintos puntos de la planta del pie tienen una conexión con otras partes del cuerpo y, según la reflexología, frotando sitios estratégicos del pie se pueden tratar dolencias en órganos y dolores en otras partes del organismo.

Para aliviar el cansancio en los pies se recomienda que, al llegar a casa o antes de ir a dormir, se introduzcan en agua caliente durante diez minutos. Esto ya de por sí debería aliviar cualquier tensión, pero también se puede proseguir con un masaje con crema hidratante o aceite esencial y con movimientos desde los dedos hasta los tobillos.

Si el objetivo es aliviar algún dolor mediante la reflexología, se puede ejercer presión en la punta de los dedos de los pies para frenar el dolor de cabeza o presionar en la zona de delante del tobillo para paliar dolores de rodilla. Asimismo, ejerciendo presión en la parte de debajo del dedo meñique del pie se relajará la zona de los hombros y del cuello.