FISIOTERAPEUTA

Aunque la gran mayoría de pacientes acude al fisioterapeuta cuando tienen molestias, estos profesionales pueden actuar antes de la irrupción del dolor y prevenir patologías. Sería recomendable que todos consultásemos, al menos una vez en la vida, al fisio para que nos analice el sistema osteoarticular y muscular, y detecte anomalías.

 

OSTEÓPATA

El tratamiento osteopático debería ser un acompañamiento en función de nuestra actividad profesional. Las personas que realicen trabajos muy sedentarios (ocho horas en una silla) o aquellas que levanten grandes pesos (cuidadores de personas mayores) serían candidatas a un tratamiento ininterrumpido.

 

QUIROPRÁCTICO

Estabilizar el sistema nervioso para mejorar la función general del cuerpo es el objetivo de la quiropráctica que no busca tratar, sino prevenir. Aunque los pacientes suelen acudir por un dolor concreto, la quiropráctica Núria de Beruete afirma que “tras sentirse mejor después de la terapia siguen viniendo para sentirse en equilibrio con su cuerpo”.

 

En el número de julio de la revista Objetivo Bienestar te explicamos todo lo que debes saber sobre la quiropráctica y la osteopatía.