La meditación y meditar son importantes porque nos ayudan a centrarnos en el ahora y podemos acercarnos a nuestras necesidades diarias y centrarnos en nuestro cuidado, esto hace que podamos priorizar las cosas con las que nos toca lidiar a diario y, por tanto, afrontarlas con mucha mayor paz, equilibrio y optimismo.

A mucha gente nos abruma empezar a meditar: “Es que yo soy muy nervioso”, “Es imposible que yo pueda centrarme más de 5 minutos”, “No puedo poner la mente en blanco”, es normal, nunca nos han enseñado a meditar y a estar tranquilos mentalmente pero, tranquilos, poco a poco mejorarás en tu técnica. La clave es empezar y hallar cada día esos minutos solo para ti. Te llenarán de energía positiva.

Meditaciones exprés para iniciarse sin agobio

Si tienes 5 minutos para meditar


Aprovecha tus trayectos en metro o autobús: “Aprovecha el transporte público, date cinco minutos para centrarte en tu respiración y relajarte. Estos espacios cerrados son una gran oportunidad para empezar el día con una sonrisa”, recomiendan las psicólogas Raquel Fernández y Noelia Luna de Ishtar Psicólogos.

Si tienes10 minutos para meditar

Aprovecha el momento de despertarte: “Levántate 10 minutos antes. Respira profundo, escanea tu cuerpo, familiarízate con tus sentidos, observa lo que hueles y escuchas... Si se cuelan otros pensamientos, simplemente concéntrate en la respiración y verás como ellos solitos van saliendo de tu cabeza”, explican desde Ishtar Psicólogos.

Si tienes 15 minutos para meditar

15 minutos al despertar o justo al llegar a casa y disfrútalos: “Lo ideal es encontrar una zona sin ruidos donde puedas relajarte. Si no estás en casa, puedes aprovechar un parque o incluso en el baño de tu oficina”. Para Raquel Fernández y Noelia Luna de Ishtar Psicólogos, el secreto está en disfrutar la meditación. De esta manera no nos costará tanto encontrar ese tiempo.