1.- Beneficios emocionales: Cuando notamos que los ánimos están bajos, una buena manera de mejorar el humor es esforzarnos un poco por sonreír, y probablemente acabemos haciéndolo de verdad. Además, sonreír ayuda a liberar estrés, cosa que no solo contribuye a la concentración, sino que proporciona un aspecto menos cansado y más vital. Ilumina la cara, como se afirma tradicionalmente.

2.- Beneficios sociales: Las personas nos sentimos atraídas por aquellos que sonríen, ya que inconscientemente queremos descubrir por qué son felices; tendemos, por lo contrario, a evitar a quienes parecen enfurruñados. Se suele decir que la risa es contagiosa, y una sonrisa también lo es. Las personas que están de buen humor pueden cambiar el ambiente de una habitación al entrar en ella y ayudar a los demás a tener un buen día.

3.- Beneficios sobre la salud: Sonreír tiene efectos muy positivos sobre el cuerpo. El primero es que ayuda a prevenir catarros, ya que al sonreír nos relajamos, y de esta forma el sistema inmunológico funciona mejor que cuando estamos en tensión. Por otro lado, sonreír disminuye la presión sanguínea y ayuda a liberar endorfinas y serotonina, de forma que actúa como una droga natural. Además, los músculos que utilizamos al sonreír crean un efecto lifting en la cara: por eso las personas sonrientes parecen más jóvenes.